Noticias Nacionales

¿Qué hice mal, por qué les estorbé a mis hijos?

Por Adania Vogl y María Elena Palacios/ Fotos: Athziris García/ El Aventino

Se pregunta una y muchas veces don Antonio quien a sus 82 años alberga la esperanza de poder ver, muy pronto,  a alguno de sus seis hijos entrar por la puerta del Hogar de Ancianos Horizonte, ubicado en la ciudad de San Marcos, municipio del departamento de Carazo, Nicaragua, donde permanece recluido desde hace tres años.

Don Antonio Morales sufre un problema en la columna que lo mantiene postrado en una silla de rueda desde hace cuatro años. Y aunque dijo sentirse afortunado por recibir buena atención en el Hogar de Ancianos, espera que su pesadilla de abandono familiar se termine algún día. “Estoy feliz de tener un techo, donde no me voy a mojar, pero a veces cuando pienso en mi realidad eso no me basta, hay días en los que amanezco recordando y preguntándome qué hice mal, porqué les estorbé a mis hijos”,  relató con lágrimas en sus ojos.

“Mis hijos decían que les estorbaba, porque ya no podía mantenerme solo, ya no podía trabajar ni caminar bien, creo que lo mejor que pudieron hacer fue abandonarme en la calle”, agregó al recordar que una señora amiga al verlo deambulando lo llevó a las puertas del asilo, donde le dieron techo, cuidados y amor.

En el Hogar conviven 16 ancianitos, quienes disfrutan de una espesa vegetación de diversos tipos de árboles frutales y ornamentales, muchos de estos son cuidados por varios de ellos que afirman no les gusta “estar de balde” (sin trabajar).  Hacer la jardinería es para ellos una manera de evitar que los recuerdos le inquieten y se sientan agobiados.

Según una de las trabajadoras, en el Hogar no es permitido hacerles muchas preguntas sobre sus familias, porque se quedan muy tristes.  Y es que cuando llega alguien ajeno al lugar, los viejitos se muestran ansiosos y piden que los lleven a buscar a sus hijos, su familia.

Entre ellos está don Adolfo Zepeda, quien al igual que don Antonio dijo haber procreado 6 hijos, a quienes no ve desde hace varios años y su mayor alegría es reunirse con ellos.

Es triste ver sus lágrimas recorrer sus mejías, buscando en su memoria el error que cometieron, pues se consideran culpables de lo que está pasando en su vida, si bien no les falta la comida y una cama para conciliar el sueño, pero les faltan respuestas a la pregunta que se ha convertido en su cruz: ¿Qué hice mal?

Hoy que se celebra el Día del Padre en Nicaragua, El Aventino le rinde homenaje a todos los padres nicaragüenses.

Anuncios

Categorías:Noticias Nacionales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s