Culturales

Globito: Los sueños de un payaso son como los de un niño

Por Alysson María Moreno Jiménez/El Aventino

El “alma de las fiestas”, los típicos personajes de vestimenta extravagante, con un toque pintoresco y acogedor que inundan de alegría y diversión, mejor conocido como Payasos, son el centro de atención por estar siempre contentos, hacer felices a los niños y a desligar de los problemas cotidianos a los adultos.

En el marco del 8vo. Festival Internacional del Payaso, Fabio Mayorga Ruíz, quien interpreta a Globito y desde hace 13 años dedica su tiempo al oficio del excesivo maquillaje y la colorida peluca, en entrevista para El Aventino comenta que desde pequeño sintió gusto por los payasos.

A los 20 años incursionó en el mundo artístico, disfrazado de Barnie intentaba acercarse y divertir a los niños, sin embargo, su traje no se lo permitía del todo, por ésta razón prefirió empezar a utilizar grandes zapatos y una nariz roja, siempre con la intención de estar cerca de los infantes.

Su gran ejemplo a seguir es el payaso Zepillín, a quien desea conocer y quizás interactuar en el escenario con él. Los sueños de un payaso son como los de un niño, por tal razón es que las almas de la diversión en las fiestas infantiles son indispensables.

Los dinámicos juegos, las pinta caritas, la globoflexia son cuestiones de arte, no solo un pasatiempo.  Para Globito ésta vida es completa dedicación por los niños, “no se puede fingir estar jugando, se debe  jugar en realidad”, comenta.

ninos-globitos

Los payasos también lloran

Para Globito nada ha sido difícil, pero para Fabio sí”, refiere Mayorga al mencionar el fallecimiento de sus abuelas y su padre. “Me ha tocado enterrar a mis familiares y trabajar el mismo día, mientras trabajaba… me llaman y me dicen que mi papá está en agonía, el día siguiente verlo fallecer; ha sido uno de los momentos más difíciles”.  No obstante, para Globito la función debe que continuar.

La situación que vivió Fabio es uno de los rostros que los payasos no deben mostrar frente a los niños, con el uso del maquillaje y el vestuario colorido se convierten en otra persona, sin problemas, sin tensiones, aún con inconvenientes personales, estos personajes siempre reflejan positivismo y alegría.

Los niños necesitan en cada celebración una interacción oportuna para su crecimiento emocional, los payasos y su expresión permanente de felicidad les proporcionan la atención y diversión conveniente. Los despampanantes rostros de estos personajes tan peculiares son el alma de las celebraciones de los más pequeños, aunque no solo de ellos, puesto que los padres y familiares son también partícipes y contagiados por su dinámica revolución.

Anuncios

Categorías:Culturales, Sociales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s