Noticias Nacionales

El odio como respuesta a la frustración

Por Eudilia Molina C./Psicóloga// EL AVENTINO//

“Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión. La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar, el amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario”. Nelson Mandela
odio

Dibujo de Luis Angel Palacios, joven artista estudiante del Instituto Pedagógico Lasalle.

El odio es un sentimiento de raíces profundas que se define desde las perspectivas psicológicas como una emoción intensa de ira y hostilidad hacia una persona, grupo u objeto, es una característica propia del ser humano. El odio es rencor, ira, dolor, rabia, venganza y envidia. Para el naturalista británico Charles Darwin las raíces del odio inician en la persona por venganza y en la defensa de sus propios intereses. El psicoanalista y filósofo Erich Fromm tiene una visión bastante coincidente con Darwin al afirmar que el odio surge como respuesta ante una amenaza. Otros estudios indican que el origen del odio se debe a un sentimiento de humillación que experimenta la persona a un grupo de gente y se le conoce como xenofobia.

La filosofía también da su aporte cuando Descarte sitúa el odio entre la conciencia de que algo anda mal, combinado con el deseo de apartarse de esa situación. David Hume  dice, que el sentimiento de odio es una emoción irreductible e imposible de definir. Aristóteles vio el odio como un deseo de aniquilación y Freud definía el odio como un deseo apegado al estado del “yo”, que desea de forma ardiente destruir la fuente de su infelicidad.

El odio y mi “yo”

El odio consiste en una proyección de lo que se aborrece en los demás y que es visible y reprimido en nuestro interior, es decir, que lo que se odia de los demás, es aquello que uno es inconscientemente. Este sentimiento daña más la conciencia de la persona que lo experimenta, la convierte en frustrado y es tan incisivo este comportamiento que es fácil de transmitir a las personas en su medio ambiente, cuando la familia es frágil y los valores sociales son invisibles.

En el libro “Las familias conflictivas” de John Bradshaw, se explica que las familias disfuncionales forman parte de un proceso multigeneracional, es decir, las personas disfuncionales se emparejan o se casan con personas disfuncionales que provienen de familia disfuncionales y crean individuos disfuncionales que a la vez generaran otras familias disfuncionales, dada esta situación, esta cadena generacional en nuestra sociedad solamente la podemos romper aunando esfuerzos y cada persona de acuerdo a sus posibilidades, puede iniciar educando, concienciando, corrigiendo nuestras propias taras y ayudar a los demás a reconocer un futuro cambio de comportamiento a través del bien común.

Diferencias entre el amor y el odio

  1.        El odio es todo lo contrario del amor
  2.        El amor es positivo, gratificante, enriquecedor, pasional, desarrolla los  sentidos y reanima el alma.
  3.        El odio es negativo, destruye, amarga, empobrece, enfría, te mata.
  4.        Los dos sentimientos son muy fuertes.
  5.        En lo que se asimilan es que ambos son sentimientos intensos.

El odio está compuesto básicamente de frustraciones, de complejos por todas aquellas cosa que la persona le gusta ser y hacer, pero no puede.  El odio está lleno del miedo a lo desconocido, de la incertidumbre, del temor a tener más de lo que no me gusta, y menos de lo que me gusta.

Anuncios

Categorías:Noticias Nacionales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s