Salud colectiva, ¿Qué cuidamos…?

Lázaro Guzmán Lastre / Colaboración especial / Opinión / El Aventino

1284265513_Salud.jpg

En nuestro país sobran las personas que no siguen las consecuencias de la limpieza de la cuidad…y me pregunto… ¿Que cuidamos?,¿La apariencia personal? o ¿ la salud de todos?

Hace mucho que se divulga sobre el medio ambiente y sus derivaciones, el cambio climático, por ejemplo, o cualquier comentario acerca de este tema.

Permítanme decirles que en estos momentos en que prácticamente no llueve, los desechos sólidos vertidos en las calles o en paradas de TUC, hacen posible el desarrollo y proliferación de micros organismos patógenos que contaminan y enferman las personas. Si comparamos el actual periodo con el igual, pero del año anterior, se ha duplicado las enfermedades respiratorias con consecuencias posteriores, como el asma o secreciones nasales frecuentes, así como la repetida “Gripe” que deja secuelas en la población joven.

El cuidado del medio ambiente, sobre todo, en proteger y eliminar los desechos de plásticos o bolsas en las calles, paradas, Mercados, es una necesidad urgente, ya que la contaminación no es sola en el suelo o en las plantas, sino en los seres humanos, donde con las altas temperaturas, estos materiales desprenden sustancias toxicas y desarrollan parásitos indestructibles que atacan las vías respiratorias, dañando la salud poblacional vertiginosamente.

Pronto comenzará la “Semana Santa”, muy especial atención se debería prestar en las playas o lugares donde la población acude de manera abrumadora a disfrutar del verano, pues es allí donde debemos unirnos para demostrar que lo que cuidamos no es solo el paisaje y la belleza de esos lugares, también cuidamos a nuestra salud y la de todos, haciendo del disfrute una verdadera hazaña de higiene ambiental.

De esa manera no nos preguntaremos… ¿Qué cuidamos? En la conciencia de todos, está la solución de este problema.

¿Cómo va el Pomares? resumen semanal de El Aventino

 Brandon Martínez / Deportes / El Aventino.

1312773866_080811dep-costaCaribephoto01.jpg

Se jugó la cuarta semana en el campeonato Germán Pomares Ordoñez.

Los dantos le ganaron la serié 4-0  al  frente sur Rivas, quienes no pudieron con los actuales campeones del Pomares. Con estas cuatro victorias los dantos regresan al primer lugar del grupo “A” y los indios del Bóer se salvaron de la barrida logrando empatar la serié 2-2 frente a él equipo de León en una de las mejores series de la semana.

Las fieras del San Fernando no pudieron contra el conjunto de los Toros de Chontales perdieron la serie 3-1 dejando claro que el picheo de relevo de las fieras es demasiado frágil. Matagalpa y Chinandega empataron la serie 2-2 en donde el conjunto matagalpino sigue mostrando su debilidad en el bateó.

Jinotega sigue sin aprovechar series fáciles está vez empataron a 2 victorias por bando con el equipo de Zelaya Central. Granada le ganó la serie 3-1 al débil equipo de Nueva Segovia. Los Cafeteros de Carazo le ganaron 3 partidos al equipo de Boaco .

Los costeños dieron una demostración de lo que están hecho, venciendo por barrida al equipo de Estelí. En una serie muy discreta Río San Juan empató 2-2 con el conjunto de Madriz.

Próximas series.

Masaya vs Chinandega,Boaco vs León, Zelaya Central vs Carazo, Dantos vs Río San Juan

Matagalpa vs Costa Caribe, Granada vs Estelí, Rivas vs Jinotega, Bóer vs Nueva Segovia Madriz Vs Chontales.

Equipos clasificados hasta el momento.

Dantos, Costa Caribe,  León, Bóer, Estelí, Granada, Chinadega, Rivas, Chontales, y Carazo.

La siguiente vuelta clasifican los 3 primeros lugares de cada grupo y los mejores 7 en la tabla general.

Cientos de personas condenadas por delitos que pudieron mediarse

Redacción Central/EL AVENTINO//

Dr. Aguilar
El vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia, magistrado Marvin Aguilar García, inauguró el seminario “Generalidades en Materia Especializada en Niños, Niñas y Adolescentes”.

 

El vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia, magistrado Marvin Aguilar García, instó a los jueces a promover la mediación para la solución pacífica de los conflictos, debido a que hay cientos de personas condenadas por delitos que bien se pudieron mediar, según una nota de prensa del Poder Judicial.

El magistrado Aguilar señaló que aún existe una “cultura inquisidora con la que nos formaron por más de 500 años”, lo que impide que la mediación se promueva como una alternativa para dar respuestas a los conflictos, pese a que para ello se capacitaron a miembros de la Policía Nacional, a abogados y a jueces.

“La cárcel no es la respuesta al delito, es la prevención y en eso trabaja el servicio de los facilitadores judiciales que es de los más humanos”, dijo el doctor Aguilar al tiempo que llamaba a hacer un esfuerzo por mediar los casos conflictivos sobre todo ahora que todo el sistema de justicia sea oral una vez entre en vigencia el nuevo Código Procesal Civil.

Destacó la importancia del papel que ejercen los más de 5 mil facilitadores judiciales para reducir el nivel de delitos, quienes están llevando la justicia a las comunidades y ahí mismo resuelven los casos que se presentan. Reconoció que gracias a estos auxiliares del sistema de justicia hay municipios en donde no se han registrado delitos, y dijo que el juez, además de estar en su juzgado, debe estar en la calle y en la comunidad impartiendo charlas a los ciudadanos.

El doctor Aguilar habló ante jueces locales de distintos municipios del país, durante la inauguró el seminario taller “Generalidades en Materia Especializada en Niños, Niñas y Adolescentes” que luego será replicado a los facilitadores judiciales.

El alto precio de ser pasajero de bus en Managua

Fidelina Suárez / Colaboración especial / El Aventino

11018620_10205832655316085_39991244352722301_n.jpg

Son 835 cerebros, distraídos en sus propios problemas o el intenso tráfico. Llevan la música a todo volumen o pelean con sus mujeres por el celular.

Detrás van entre 60 a 80 personas, también imbuidas en sus propios clavos. Uno quizá va pensando que va a marcar tarde su tarjeta, otro que no ajusta para la leche de su chavalo o que no tiene que hacer para el almuerzo.

Ellos van al frente del volante, llevan miles de vidas en sus manos. Todos los días, durante 14 o 17 horas. Van asoleados, bravos en algunos casos cuando les toca pasar laberintos como El Novillo, el Gancho de Camino o El Calvario en el mercado Oriental.

Es la batalla que se libra todos los días en Managua, una ciudad hostil, que crece desmesuradamente sin que lo haga en la misma medida, sus vías de acceso, calles y avenidas.

En la capital circulan 835 unidades de buses que cubren 35 rutas que toman a diario un aproximado de 800 mil pasajeros, que en la mayoría de los casos van de pie, en condiciones precarias, en buses sucios o que sólo tienen pedazos de asiento.

Una oleada mortal de accidentes y muertos, ha puesto al transporte urbano colectivo de Managua, en la palestra pública nuevamente.

Sus abusos no son nuevos. Lejos están los tiempos de Los Martínez o  Los Modernos, empresas privadas de transporte que funcionaron en la década de los 60-70, con un buen servicio, en una capital más pequeña y con menos habitantes.

La costumbre se vuelve hábito y eso ha sucedido en esta nueva época cuando los usuarios parecen resignados a soportar el maltrato, ir de pie, como sardina y en las mismas puertas del bus, todo con tal de llegar a tiempo a su destino.

Ni el accidente y la muerte de una pasajera, el pasado 28 de febrero en la pista El Dorado, ha hecho mella en los conductores de buses, que siguen tirándose las luces rojas, tomando atajos o hasta subiendo en bulevares, con tal de cumplir con el tiempo del recorrido.

Falta control y supervisión

El Instituto Regulador del Transporte de Managua, debe supervisar las cooperativas de buses y a estas alturas, tal como lo sugieren algunos conductores, se debió revisar y readecuar el tiempo de recorrido de una vuelta, porque la Managua de hoy  no se puede atravesar de norte a sur en el mismo tiempo de hace unos años.

Ese tiempo, es el que pone presión a los conductores y el que paga es el pasajero. Hace poco, una señora de 78 años, cayó tendida en un bus de la ruta 123, después de un frenazo del conductor.

Casi nadie habló o protestó. La ruta 6 que acaba de protagonizar un accidente este fin de semana, recorre barrios orientales como San Cristóbal, María Auxiliadora y Bello, en calles estrechas donde casi se pasa llevando a los vehículos parqueados.

¡Que nombrecitos!

Algunas unidades de buses tienen sus propios nombres: El Astuto, El Caramelo, El Muñeco, pero el más irónico es El Tranquilo I y II. Los mal llamados tranquilos, van como bólidos mientras el busero oye el “Taca Taca” , come mientras espera la luz verde o conversa con chavalas que se quedan a su lado.

Hay veces que llevan compañeros suyos en los primeros asientos, que tal vez ese día tienen descompuesta su unidad.

“Compré una cama nueva pero mi mujer está poniendo muchos peros, creo que la voy a estrenar pero con una nueva jaña”, ese es el tipo de conversación que se escucha entre ellos.

El transporte, las cooperativas y los buseros es una especie de submundo,  con sus propias reglas, conveniencias y malas costumbres.

¿Se logrará reordenar algún día? ¿O Habrá que esperar más desgracias? Nadie lo sabe.

A esta hora, miles toman su TUC (la tarjeta del bus) y van a la parada a enfrentarse al monstruo. No hay alternativa.