Economicas

La inversión extranjera directa en Nicaragua

Néstor Avendaño / Economía / Colaboración / El Aventino.

26825

Desde 1991 se restableció el flujo de la inversión extranjera directa (IED) en Nicaragua con un monto bruto anual de apenas 42 millones de dólares, atraído por el inicio de los programas fondomonetaristas de ajuste macroeconómico y de reforma estructural de la economía nacional con el legado del Consenso de Washington.

Con el dato preliminar de la IED para 2016 del orden de 1 mil 442 millones de dólares recién publicado por el Banco Central de Nicaragua (BCN), en los últimos 26 años, o sea, entre 1991 y 2016, se ha acumulado un monto bruto de IED por 12 mil 343 millones de dólares, una cifra macroeconómica cercana a la del Producto Interno Bruto (PIB) Nominal de 13 mil 230 millones de dólares correspondiente a 2016.

Desde el año de 2011, el flujo bruto anual de la IED ha sido más importante que el flujo de remesas familiares para financiar el elevado déficit comercial de bienes con el exterior, que siempre oscila alrededor del 20 por ciento del PIB. Este grave desequilibrio macroeconómico no se ha podido disminuir por la imposibilidad de la política cambiaria reptante imperante desde el 10 de enero de 1993 para lograr la depreciación del tipo de cambio real y establecer el estímulo cambiario al esfuerzo exportador, el cual es mantenido gracias al gasto tributario, es decir, a los estímulos tributarios mediante exoneraciones y exenciones en el pago de impuestos a los exportadores.

Visto desde el origen la IED, los primeros cinco países por importancia de los montos acumulados de IED son Estados Unidos, México, Canadá, Venezuela y Panamá, de los cuales procede el 60 por ciento de ese total acumulado. Otros 60 países participan con el 40 por ciento en el total de la IED, entre los cuales sobresalen España, Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Suiza y Suecia.

Por el lado del destino, el 55 por ciento del flujo bruto acumulado de IED se ha concentrado en los sectores productivos de bienes, entre los cuales se destacan la industria manufacturera, incluyendo las empresas del régimen de zona franca, y la generación de energía eléctrica y, por otro lado, el 45 por ciento se ha dirigido al sector servicios, principalmente en las actividades de telecomunicaciones y comercio.

La importancia de la IED estriba en contribuir a financiar la brecha externa, acelerar la tasa de crecimiento del PIB Real, disminuir el desempleo y garantizar la estabilidad macroeconómica del país. En la actualidad, los riesgos económicos y financieros de Nicaragua están muy bajos, pero el riesgo político provoca incertidumbre al haberse elevado desde el año pasado por las demandas de la población de un proceso electoral que se distinga por su transparencia, lo que ha promovido un diálogo entre las autoridades gubernamentales y la Secretaría de la Organización de Estados Americanos (OEA), y por las violaciones a los derechos humanos, la corrupción y la falta de independencia de los Poderes del Estado.

Todos esos riesgos políticos afectan la atracción de la IED. Por ejemplo, la iniciativa de la “Nica Act”, que se aprobó sólo en la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos el año pasado, si hubiese sido aprobada también por el Senado podría haber tenido un impacto negativo más importante en las decisiones inversionistas que en el financiamiento multilateral para la ejecución de proyectos y programas del sector público, pero no debemos olvidar que este riesgo continúa latente. Otro ejemplo sería un resultado inesperado del diálogo entre el Poder Ejecutivo de Nicaragua y la Secretaría General de la OEA, que también podría conducir a una desaceleración importante de la IED debido a que Estados Unidos participa con el 20 en el flujo acumulado de la IED en el país. Ojalá que estos riesgos políticos sean disipados en el menor plazo posible.

Los riesgos económicos externos, que podrían afectar a la IED, están a la vista con la política comercial impulsada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. El riesgo del proteccionismo comercial es la guerra comercial mundial resultante de la proliferación de aranceles a las importaciones de bienes, lo cual desaceleraría o estancaría el crecimiento de la producción mundial, en el mejor de los casos, o provocaría una nueva recesión mundial que podría desembocar en otra gran depresión económica, en el peor de los casos. Los precios de los bienes importados se incrementarían y la tasa de inflación mundial se aceleraría. En el mediano y largo plazo, el nuevo escenario económico mundial sería la estanflación, o sea, la caída de la producción acompañada de una elevada tasa de inflación. Ojalá que este riesgo económico externo se vea reducido a un supuesto que no se concrete en la realidad.

Varios economistas y políticos nicaragüenses afirman que Nicaragua atrae la IED por los bajos salarios de los trabajadores. Al no mejorarse la productividad y la competitividad de los productores, el mantenimiento de salarios reales bajos -o de un bajo poder adquisitivo de los salarios- implica que tal afirmación es una especialización de la pobreza. Esto último se puede ejemplificar con el hecho que el 62 por ciento de los hogares nicaragüenses, con todos sus ingresos, no puede adquirir los 53 productos de la canasta de consumo básico, de acuerdo con la base de datos de la VI Encuesta de Medición de Nivel de Vida (EMNV) de 2014, publicada por el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE).

Ojalá que las políticas públicas refuercen la competitividad internacional mediante el mejoramiento de la productividad y la competitividad empresarial, con más educación técnica, transferencia de tecnología a las empresas del país que no pueden adquirirla, atracción de empresas extranjeras y vincularlas a cadenas de producción locales, creación de posibilidades para financiamientos de largo plazo para promover las inversiones, continuar la ampliación de la infraestructura económica del país, crear incentivos para que los productores mejoren su productividad y mejorar la administración de la justicia. La  cuestión es saber si esto se puede hacer de una forma que cree condiciones para un crecimiento económico que favorezca a los pobres.

Para más articulos del autor visita su blog personal.

https://nestoravendano.wordpress.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s