Deportes

Messi, más allá de lo divino

Rafael Medrano / Deportes / El Aventino

El FC Barcelona vuelve a la vida, siendo rescatado por la divinidad del “Mesías” y las portentosas atajadas de Marc André ter stegen. Un arquero alemán de un partido antológico y un Messi… que volvió a ser Messi. 2-3, victoria azulgrana en el Bernabéu, y la liga se pone a tiro.

20170423-636285847269341422_20170423225559-U402211275662AgB-U421999056567CBE-980x554@MundoDeportivo-Web-Portada

El ‘10’ blaugrana bajó del cielo, se colocó los botines y decidió llevarnos al palacio de las maravillas. Lionel Messi fue más allá de lo divino, más allá de lo pletórico. Simple y sencillamente inefable.

El partido conjugaba a un Barcelona herido y urgido de atenciones inmediatas y a un Madrid  lleno de gracia, tranquilo y a la espera de facturar las flaquencias de la zaga culé.

Las primeras pinceladas

El Real Madrid salió a por todo, iba a la yugular y deseaba darle muerte a su presa desde el inicio. Un balón por la banda le llegó a Ronaldo, el portugués encaró a Piqué y luego sacó un rápido y feroz disparo, que fue repelido por la mano izquierda del arquero blaugrana.

Desde ese momento el partido sería un “dame que te doy”. Primero el Barcelona lo intentó con un envío largo; Paco Alcácer bajó el balón para Suárez, y el uruguayo remató con la parte externa del botín derecho, cruzando su remate. Luego el Madrid buscaría poner números a los cartones; en una contra Modric le sirvió a Bezema, que tiró suave y fácil para el arquero alemán.

El Madrid golpearía primero, fuerte y certero. Ronaldo ganó un tiro de esquina, luego de un gran intervención de Piqué. El balón viajó al área del Barca y fue despejado, en la segunda jugada todo fue distinto; la esférica fue colgada en forma de centro, Ramos remató a la base del poste y Casemiro anotó el gol, con un Ter Stegen vencido.

El Barca buscó el empate, subió sus líneas y su argumento para vencer salió a relucir: “Nosotros tenemos a Messi, vos no”. El argentino encaró a Casemiro, lo dejó plantado, y lo hizo amonestar; así comenzó todo.

Messi para Busquets, éste para Rakitic, el croata jugó hacia el medio, suárez deja pasar el balón para El ‘10’, y  el argentino dejó en el caminó a Modric y luego con su cintura de bailarín desparramó a Carvajal; lo demás es de rutina: disparó raso y bien colocado, imposible para Navas.

Duelo de guardametas

Keylor Navas vs Ter Stegen, el duelo que será rememorado por siempre. El Bernabéu fue testigo de las magnificas atajadas de ambos guardametas.  Cada intervención era respondido con el murmullo de la gradería.

Un centro de Marcelo para Benzema, el francés remató y Ter Stegen hizo un parada de otro deporte; acrobática pero efectiva. El partido estaba en el centro del huracán. Ida y vuelta, cada llegada más peligrosa que la anterior.

Luego sería el turno del arquero costarricense. Iniesta tomó el balón, levantó su cabeza para dirigir su orquesta, cacheteó la esférica y Suárez remató solo frente a Navas, quien tapó el disparo con ambas manos, dejando en vilo a los azulgranas.

Un final de infarto

Alba centró el balón, Messi la controla y encara a Nacho, el central gana y deja el rebote para Rakitic, el croata recorta a kroos y saca un remate glorioso. Nada que hacer para Navas. Los blaugrana se van arriba, con un golazo del tamaño y la belleza del coliseo romano.

Ramos nos recordó que a Messi se le puede intentar parar de muchas maneras, pero cuando el argentino sale al campo en estado de gracia, es imposible. El central hizo una entrada de verdugo, de esas que acaban con la carrera de algunos jugadores. Botines por delante y fuerza desmedida, Messi escapó del contacto por muy poco y Ramos fue expulsado.

Entró james y ingresó muy bien. Abrió para Kroos, el alemán metió un pase con la precisión con la que corta un bisturí, Marcelo recibió y envió el balón a un James que remato encarrilado para marcar  el 2 a 2, en el Bernabéu.

El Madrid se volcó hacia el frente. Ganar era matar las esperanzas del Barca para conseguir la Liga. Marcelo no pudo detener a Sergi que exhibió una corrida monumental, el lateral abrió para Adré Gomes, el portugués esperó la subida de Alba y éste envió el balón retrasado; y ahí, en el ocaso del partido, en el epílogo de la batalla, apareció Messi. Un latigazo rompe idilios, arranca alegrías y sentencia contiendas, con esa formula el ‘10’ hunde el navío “vikingo”.

Messi se quita la camiseta, muestra el dorsal a la afición madridista, como para recordarles que con el dios del fútbol todo es posible.

Anuncios

Categorías:Deportes, Internacionales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s