Costa Caribe toma la cima del Pomares

Brandon Martinez / Deportes / El Aventino

Después de haberse jugado las primeras diez series en el Campeonato, Germán “ Pomares” Ordoñez, la Costa Caribe lidera la tabla de posiciones.

1377383704_Costa Caribe.jpg

 El conjunto de Estelí, sorprendió a los Naranjeros de Chinadega ganándole los 4 partidos que disputaron, de igual manera los mimados de la capital los Indios del Bóer mostraron su gran calidad al barrer al débil conjunto de Rio San Juan.

La Costa Caribe le ganó 2-1 la serie a  Zelaya Central, en esta serie la lluvia impidió que se realizará el cuarto encuentro entre ellos, los cafeteros de Carazo ganaron 3-1 su serie en contra de los cañoneros de Madriz.

Rivas dejo muy Claro que es un equipo que está hecho para estar en una Final al derrotar en 3 de los 4 o partidos que jugó contra los productores de Boaco, y Matagalpa ha venido ascendiendo poco a poco en la tabla de posiciones está semana le ganó la serié 3-1 al conjunto de Nueva Segovia.

En una de las mejores serie que se jugaron está semana Las fieras del San Fernando sacaron sus garras y empataron la serie con los leonés de León, y los Toros de Chontales lograron empatar su serie en contra de Granada.

En la semana 11 se vienen series de mucha importancia:

Bóer vs San Fernando, Chontales vs Rivas, Ríos San Juan vs Costa Caribe, Zelaya Central vs Chinadega, Boaco vs Matagalpa, Dantos vs Estelí, León vs Carazo, Nueva Segovia vs Jinotega, Granada vs Madriz.

La tabla de posiciones está de la siguiente manera:

1 Costa Caribe       5 Rivas                 9 Estelí                  13 Jinotega                  17 Boaco

2 Dantos                6 Granada.           10 Matagalpa      14 Nueva Segovia       18 Río San Juan

3 León                    7 Masaya.              11 Chontales     15 Zelaya Central

4 Bóer.                    8 Carazo               12 Chinadega     16 Madriz

  • Clasifican los primeros 12 de la tabla General

Cristiano Ronaldo sepulta al Atlético de Madrid

Por Rafael Medrano / Deportes / El Aventino

El Real Madrid es otro equipo cuando juega en la Liga de Campeones, y además tienen a un Comandante que triunfa y hace historia cada vez que está en el campo de batalla. Ronaldo Lapidó a los colchoneros, sentenció la eliminatoria con tres goles sacados de su nutrido arsenal. El Rey de Copas está a un paso de adjudicarse una corona más a su colección.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La premisa es inquebrantable: la competición fetiche del Real Madrid es la Liga de Campeones, de eso no hay duda. Y el Madrid gana los partidos con la camiseta y su historia, pero además posee a Ronaldo, ése eterno finalizador de faenas. El Atlético tenía que hacer un partido al límite de lo perfecto; las equivocaciones podrían salir caras, y lastimosamente, para los de Simeone, así fue.

La afición “Merengue” recibió a los colchoneros con una ambiente bélico, la tribuna exponía las heridas del pasado de los rojiblancos; una pancarta dejaba ver las sedes de las últimas finales que ambas escuadras habían  disputado, recordándoles que los trofeos estaban en las vitrinas del Bernabéu.  Y al final una frase retadora: “Decidme qué  se siente”.

Aguijonazo del “Comandante”

Oblak estuvo como siempre: muy acertado. Le tapó un cabezazo a Varane cerca de la base del poste, Obstruyó los centros de Marcelo y Carvajal; pero el que lo hizo sucumbir fue Cristiano Ronaldo.

 Sergio Ramos metió un centro, fue despejado por la zaga Colchonera, el balón llegó a Casemiro; el mediocampista  golpeó la esférica  contra el césped elevándolo hasta el centro del área rival,  y ahí apareció Ronaldo para conectar con su cabeza y marcar el primero del partido. Así, con una contundencia feroz e incandescente, rompía el idilio del Derbi.

Golpe a golpe

El partido se abrió sutilmente, ambas escuadras lo consintieron con suaves y cansinos traslados de balón, y al final él cedió. El Madrid sería agobiante, y buscaría por las bandas marcar un segundo gol; para conseguirlo hizo uso de sus dos laterales, ambos incidentes y peligrosos. Pero la valla rojiblanca se mantuvo estoica, hasta ese instante.

El Atlético tuvo una muy buena, la oportunidad del empate y clausurar las dudas que tenían en el encuentro. Casemiro erró ante la presión de Carrasco y Filipe Luís, el balón le quedó a Koke, y éste habilitó a Gameiro que trató de gambetear a Navas, pero el arquero merengue sacó una mano milagrosa que extinguió el peligro.

Ronaldo volvió a preocupar y a ser peligroso; el balón le llegó a la banda izquierda y de inmediato desparramó a Lucas,  lanzó un centro que fue rematado con una poética chilena por parte de Benzema, el balón se fue ligeramente desviado ante la agónica mirada de Oblak.

Estocadas mortíferas

El Madrid estaba cómodo, se regodeaba con el balón y buscaba cerrar la puerta de la eliminatoria. El Atlético iba, pero no llevaba preocupación. Con ataques endebles y poca profundidad, así trataba de hacer daño los Colchoneros,  y al Rey de Copas eso no lo puede hacer trastabillar.

Una jugada al mejor estilo de Don Alfredo Di Stéfano y Ferenc Puskás, pero esta vez fueron Ronaldo y Benzema. El francés pivoteó la esférica, lo cedió para el portugués, éste enfrentó a Filipe Luís y en la disputa el balón salió rebotado; y de primera intención, Ronaldo conectó de volea sacado un fogonazo inatajable para el arquero colchonero.

El telón estaba apunto de caer, pero el Madrid cerraría la obra con ribetes dorados. Ya estaba en la cancha el peligroso Lucas Vásquez, y no tuvo misericordia al momento de enfrentar a Diego Godín; eliminado de una cabalgada al central, envío el balón donde el “Comandante” marcó su tercer gol y el definitivo en el partido.

El Real Madrid vence a su acérrimo rival con destellos deslumbrantes, echando mano de su indiscutible ADN. Gana porque es el Rey de Copas, triunfa porque la camiseta pesa, porque jugó como se juegan los derbis; y sale victorioso porque tiene a Cristiano Ronaldo, el máximo rompe redes de la Liga de Campeones.