Deportes

Real Estelí se corona campeón del torneo Clausura de la Liga Primera

Por Rafael Medrano / El Aventino

Aún sigue siendo el rey

El Real Estelí es el monarca del fútbol de primera división de Nicaragua, los rojiblancos vencieron en el marcador global (3-2) al Walter Ferretti.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Real Estelí es el equipo de mayor dominio de la última década en el fútbol nicaragüense, es el monarca de nuestro balompié, el equipo norteño es un indiscutible Rey. Como tantas otras veces el Walter Ferretti intentó quedarse con la corona de los norteños, pero  todo estaba alineado para que la despedida de Samuel Wilson fuera con su última corona en el “Tren del Norte”. No podía ser de otra forma. Y el ‘10’ se va por la puerta grande, con su dorsal bañando en oro y con su corona reluciente.

El partido tenía ese gran aliciente: La  última final de Wilson como jugador del Real Estelí. El chinandegano inició en el banquillo, pero rápidamente una sonrisa se dibujaría en su rostro, ¿el culpable?: Manuel Galeano. De un balón colgado al área del “pulpo” el Real Estelí sacaría factura, la zaga capitalina falló Y el delantero oriundo de Jalapa marcaría con un remate cruzado. Gol de Galeano, sonrisa del ‘10’.

El Walter Ferretti quiso levantar su fútbol y subió sus líneas para ganar presencia ofensiva en el terreno del Estelí, pero yendo hacia delante con tanto ahínco en alguna ocasión tendrían que regresar descolocados, y ese momento no tardó en llegar. La medular rojinegra se partió en dos, el balón le llegó a Carlos Chavarría, el cual remató a la base del poste de la portería defendida por el “pulpo”. El “Tren” buscaba arrollar a su rival y dar un golpe letal de autoridad.

Empate lleno de zozobra

El balón viajó al área de los norteños, Robinson disputaba la esférica con los centrales del Real Estelí y dejándose caer con un Mega cartel que rezaba: “Me he tirado, no es penal”, logró engañar al árbitro central, y el colegiado señaló la pena máxima. Laureiro lo convirtió en gol y el empate se había concretado.

El resultado era corto para el Walter Ferretti, pero suficiente para el Real Estelí. Los rojinegros siguieron intentando, y lograron llevar peligro a la portería del “Tren”. Jorge García remató estando tumbado en el césped y la zaga rojiblanca alejaría el peligro. El balón fue rechazado en la línea, a sólo un poco del segundo gol de los capitalinos.

El adiós de Wilson

El marcador global le adjudicaba el título del torneo Clausura de la Liga Primera al Real Estelí. El momento era el indicado: el ‘10’ debía entrar. Faltaban 10 minutos para que el partido acabará, el cambio se realizaba, la gradería comenzaba a temblar; el epicentro se ubicaba en  los corazones de los aficionados del “tren del norte”, y ahí estaba Samuel Wilson, de pie en la línea lateral…, estoico, cabeza en alto, puños a los lados.

Mostró su magia, llevó el balón a la banda derecha, se enfrentó a dos marcadores y los desparramó con una gambeta rompe cinturas; entró al área y remató suave a las manos del “pulpo”. Esa jugada, además del campeonato, valía la entrada.

El colegiado hizo gemir a su silbado, la gradería explotó de euforia absoluta. El ‘10’ se apoderó de la malla del estadio, un hombre le manoteaba la espalda mientras le decía “Sos grande negro, sos grande”.

El Real Estelí es campeón, Samuel Wilson jugó su última final portando la camiseta del equipo de sus amores, el “tren del norte” se alza con su corona y al final… aún sigue siendo el rey.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s