Noticias Nacionales

¿Cómo afecta el divorcio a la pareja y a los hijos?

Por Eudilia Molina, psicóloga especialista en orientación familiar/EL AVENTINO//

DIVORCIO

El divorcio no es la solución a los problemas en la familia, al contrario es la puerta que se abre para dar paso al dolor, a la frustración, a la vergüenza, a la minusvalía de la persona. Es la pérdida de los sueños y de las esperanzas del ser humano y, en mucho de los casos, el duelo es más grande que el de la pérdida de un ser querido.

Si uno de los dos no está preparado para la separación, el sufrimiento de impacto hace más daño en lo social, en lo psicológico y en lo espiritual. Para los hijos las consecuencias del divorcio de los padres son más perjudiciales. Si está en el período gestal, el feto se ve afectado por el ambiente inestable de la madre, el sufrimiento o la ira del momento que vive, afectando psicológicamente las funciones neurofisiológicas, y modificando el origen del bebé en su llegada al mundo.

El divorcio afecta todas las áreas de la vida de los niños entre las edades de uno a diez años, perjudica inconscientemente su metabolismo, sus emociones, transforma su carácter y su conducta a corto y largo plazo. Los niños muestran incapacidad de socializar o pueden presentar síntomas depresivos, ansiosos o de miedo, temerosos y desconfiado de todo lo que le rodea.

El paradigma de hijo de padres divorciado, es para toda la vida. Con psicoterapias, se puede ayudar a controlar la situación aprendiendo a convivir y a ser feliz, aceptando lo que no fue su culpa.

Las consecuencias del divorcio son devastadoras en la pareja

En el momento del divorcio, aflora el egoísmo desmedido, la pareja no reflexiona y se deja llevar por el enojo, la frustración, el desencanto y sobre todo por las emociones maximizadas. Sus consecuencias serán devastadoras y de larga duración. Una de las partes se sentirá más afectada con consecuencias de daños neurológicos y psicosociales, pudiendo caer en la automutilación, no volviendo a creer en el matrimonio o repite el casamiento y el divorcio, también puede presentar trastorno de personalidad, buscando experiencia en su mismo sexo u otras conductas de actitudes anormales.

El matrimonio pudo haber sido estable, lleno de afecto y recuerdos imborrables, donde toda la familia participaba y eran felices y consecuentes, esto no detendrá la decisión tomada por uno de los cónyuges; el dolor será inmenso y todos serán afectados, pero más los hijos, porque ellos no entienden ni aceptan la separación.  Los niños se negarán en todo momento a vivir esa desgracia.

Cuando el matrimonio ha sido inestable con malos ejemplos, violencias, irresponsabilidades, discordias, ambos se hicieron la vida insoportable, igualmente dejará dolores y resentimientos, porque en el fondo de su corazón no querían eso y pasan por períodos de mucho enojo, frustraciones, echándole la culpa el uno al otro; esto genera problemas de salud mental como estrés, depresión y descontento contra la pareja.

Consecuencias del divorcio en los hijos

En la vida de los hijos el divorcio también es devastador, los deja marcados para toda la vida.  En algunos casos, sufren de trastornos del metabolismo afectando el desarrollo del cuerpo, ya sean famélicos o bulímicos, estos cuadros se presentan más, cuando los hijos están entre la edad de los 12 a 14 años. A esa edad el dolor de los hijos es de ira, frustración e impotencia, ya que el joven piensa que él no importaba nada para sus padres.  Para los hijos, es una tarea difícil de digerir e imposible de manejar sin dolor, sin amargura y sin resentimiento.

Los hijos pueden compartir la visita con uno de los padres con el tiempo limitado, pero la herida se abre y vuelve a sangrar si uno de los padres habla mal del otro, o también cuando quiere demostrarle al hijo que es mejor que el otro y entran en competencia desleal, sin pensar en los sentimientos de los hijos. En esos momentos se presentan estados de conductas inconscientes en los hijos, quienes aprenden a manipular la situación, sobre todo en lo económico.

Si los hijos no tienen cierto grado de madurez psicológicamente, comienzan a inclinarse donde reciben mayor aporte y aceptación, lo que no es positivo para ellos, sino más bien les destruye la formación afectiva de los años anteriores, y dan tendencia a un nuevo modelo de convivencia familiar con felicidad incompleta.

El divorcio puede causar trastornos en los niños

Amato (1994), en su estudio sobre los efectos del divorcio en los hijos, sostiene que los niños presentan problemas en la adaptación ambiental, sintiéndose responsables de la separación de los padres y que manifiestan sentimientos de fracasos. Los niños con padres divorciados son candidatos al trauma del matrimonio, por lo que pueden presentar:

  • Miedo y temerosos de todo.
  • Son desconfiados.
  • No pueden manejar buenas relaciones.
  • Sufren del síndrome de la adaptación.
  • Se ven afectados en todas las áreas de la vida.
  • El efecto que tiene el divorcio en sus padres en la conducta a corto y largo plazo también lo sufren los hijos.

Lea mañana: Cómo enfrentar un divorcio.

Dra. Eudilia Molina C.
Tel: 22480015
Cel 88041846

Anuncios

Categorías:Noticias Nacionales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s