Deportes

El Real Madrid encuentra su medicina

El Real Madrid vence a Las Palmas 3-0

Por Rafael Medrano

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Después de una crisis futbolística la mejor medicina es volver a la senda de la victoria, es encontrase con un triunfo, sea contra quién sea… y cómo sea. El Real Madrid estaba en eso: deseaba encontrar la transición de lo espasmódico a lo relajado. El equipo de Zizú tenía que reencontrase con su mejor versión, esa que le dio dos Ligas de Campeones de Europa consecutivas, esa versión que tanto exige la tribuna. Las Palmas fue el medicamento; difícil de conseguir, pero logrado al fin.

Si alguna o alguno pensó que La Unión Deportiva Las Palmas era un flan, se equivocaron. El equipo de Vitolo se plantó en el Bernabéu deseando sobrepasar su propia Odisea: alejarse del descenso. Las Palmas tocó el balón con criterio ofensivo, trasladando entre líneas para posicionar a Calleri frente al marco ‘merengue’. Casi nunca se presentó el peligro, sólo fueron insinuaciones, pero tales complicaban al Madrid.

Entonces el Real Madrid recurrió a su mejor argumento de siempre: ¡somos el Madrid; nuestra camiseta gana partidos! Ronaldo salió de su zona predilecta, recibió el balón y cedió en profundidad para Benzema; el francés encaró a Lizoain y desperdició el mano a mano. el delantero dejó ver lo que pasaba el equipo blanco: ir e ir, y al final no conseguir nada.

Fue en un tiro de esquina que Casemiro les dio tranquilidad a los suyos, con un cabezazo que terminó colándose al fondo de la portería. La tribuna estalló, pero aún faltaba probar que el sangrado había cesado.

El espejismo de la victoria

El Madrid ganaba, pero necesitaba demostrar -demostrarse- que la crisis quedaría atrás. ‘The Best’ buscaba ser el actor principal del regreso victorioso de los merengues, pero no se le daba una: en el primer tiempo su disparo de zurda rozó el palo, y en el transcurso del segundo estuvo errático.

El que se puso ribetes dorados fue Asensio: tras un tiro libre despejado por el guardameta visitante, Marco Asensio tomó el balón de volea, sacó un fogonazo incandescente de su botín izquierdo; el arquero se lanzó, inútil. La saeta entró en la horquilla, explotando, y el Bernabéu se rindió a los pies de su estrella, de ese chico que brilla y promete mucho, pero también cumple. Eso es seguro.

El partido era de los blancos. Las Palmas intentaba, pero no lograba nada; compitió hasta donde pudo, y de ahí en adelante sólo le hizo sombra al Madrid. Estaban en el campo, sólo estaban.

Los grandes futbolistas siempre aportan algo, o mucho. Ronaldo es un grandísimo futbolista, y aporta en creces. El portugués dejó un taconazo para Asensio, el joven mallorquín le regresó la pared, Ronaldo alzó la cabeza, vio que Isco entraba al área rival, envió el centro: terminó en gol; Isco marcó. Todos fueron con CR7, él no se inmutaba, pudo ser su gol, pero fue su asistencia… seguramente prefiere anotar.  

El Real Madrid ganó por goleada, siendo, sólo un poco, el Real Madrid. Los blancos encontraron su medicina, aunque puede ser un espejismo y convertirse en un veneno letal. El Madrid no debe relajarse, a la vuelta de la esquina se encuentra el derbi, y ahí se puede jugar LaLiga.

Anuncios

Categorías:Deportes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s