Opinión

Reflexión o inflexión electoral

Mario Vega / El Aventino

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En un proceso electoral del que muchos dudan de su veracidad pero  muchos ejercen su derecho a elegir funcionarios o al menos con la esperanza de que en Nicaragua se lleven a cabo unos comicios en relativa calma y paz, acuden directamente al llamado, unos fríamente depositan su boleta y otros con la duda martillando su cabeza insertan la hoja de papel que decidirá el futuro del país.

El Gobierno de Nicaragua llamó a la población a votar en las elecciones municipales este domingo 5 de noviembre, proceso del cual se espera transcurra en armonía, seguridad, paz y tranquilidad, sin embargo, un legado ya esperado y pronosticado se manifiesta en la cosmovisión nicaragüense.

Mensajes de paz son enviados como palmadas en la espalda de un adulto mayor y poderoso sobre un joven inconsciente que mira con ilusión y esperanza lo que el viejo roble promete.

Material electoral dispuesto en todo el país espera que no sea más que papel y tinta en manos de ciudadanos ansiosos de ejercer su valor cívico. Se elegirán a los alcaldes, vicealcaldes y concejales de los 153 municipios

Ojos vigilantes fiscalizan las elecciones donde los propios fiscales de los partidos políticos no logran garantizar seguridad y transparencia, donde la falta de organización política turbia la decencia y engrandece al gigante.

La observación internacional  de la Organización de Estados Americanos (OEA) incandescente como faro intenta iluminar la oscuridad de la falta de credibilidad al proceso donde encuestas exponen que más del 70 por ciento de los votantes no creen en su legalidad-

Millones de nacionales tendrán que decidir si votar o no en un sistema del cual se habla mucho y se cree poco, tendrán que valorar las opciones donde candidatos débiles y con propuestas imaginarias sobre hielo y mamíferos intentan viciar más y ridiculizar lo que el gigante tiene en su bolsillo

Una oposición desvergonzada e inepta ante la falta de carácter político y organización llama a la abstención ¿será esa la respuesta mágica? No ejercer tu derecho cívico demuestra la falta de convicción política y de una identidad nacional unida que trabaja y lucha por lo que quiere ¿quiere cambio?… constrúyelo.

Hay reflexión o una inflexión de la que todos somos parte y de la que no se presentan soluciones alternativas y concretas, de un cambio positivo, de un relevo generacional en las estructuras políticas de una verdadera oposición que sume y que no reste más o lo poco que queda.

Somos Nicaragua y cada quien decide su futuro.

 

 

  • Todos los derechos reservados de los fotógrafos, El Aventino no se adjudica ninguna imagen o recurso que no sea propia del medio.

 

Anuncios

Categorías:Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s