Opinión

En soledad con las arrugas

Por: Adania Vogl

28381069_1589651454423840_1993932601_n.jpg

Las sillas están llenas y adornan el jardín, las flores son las más bellas, con pétalos color blanco y hojas de sonrisas que no representan felicidad, pero si gratitud. El hogar de ancianos está lleno de mis héroes favoritos, aquellos que dieron el alma y hoy no reciben ni una taza de café de sus familias. “Porque son una carga, porque mucho molestan, porque mucho me estorba”

Es increíble ver como un extraño puede causar tanta alegría entre medio del olvido, la soledad y el desorden emocional que consume el cuerpo cansado de estos ángeles que son abandonados sin compasión.

Cada día veo el rostro de mi abuelo, y recuerdo el día en que conocí a esos ancianos maravillosos qué tal ves no memoricé sus nombres, pero si sus sonrisas al sentir mi presencia desconocida. El hogar de Ancianos Horizonte se metió entre mi piel y la llenó de humanidad, al ver ancianos sin sus pies, ancianos sin su vista, ancianos enfermos que no necesitan medicinas sino amor, un abrazo y un oído que escuche sus historias y sus chistes.

Los asilos de ancianos nunca han sido de mi agrado, porque siempre he considerado que todos los ancianos merecen ser pagados con amor y agradecimiento ante todos sus años perdidos, perdidos buscando el pan de sus familias, palmeando las tortillas de la cena, cuidando a los hijos de sus hijos mientras ellos quieren estudiar o trabajar.

Muchos padres viven su vida incompleta por completar la vida de sus hijos, haciendo papel de niñeros y cocineros a cambio de unas sonrisas de sus familias. Muchos quisieran tener a alguien que les cuente una historia, que les dé una bendición, valoremos a nuestros ancianos porque su amor no se compara con nada, cuidémoslos en la casa y no los dejemos en el olvido, en esos cuartos tristes que solo se acompañan con el silencio y los recuerdos.

Te invito a que vayas y escuches una sola historia para que veas que el dolor no sólo está en las calles sino en un techo que no es suyo. Existen en el país 16 asilos y  22 comedores de ancianos, seis clubes de la tercera edad que son coordinados con la sociedad civil y el Ministerio de la Familia.

 

Anuncios

Categorías:Opinión, Sociales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s