Deportes

El rostro del Madrid

Por: Rafael Medrano

Ha cambiado mucho desde la década de los 50 en la cual este equipo se hizo, no sólo con un nombre, sino también con un rostro. Cambió mucho, sí. Pero sigue teniendo lo que importa: el valor suficiente para que sus rivales tiemblen incluso si están en su casa, que los jugadores del otro equipo reculen luego de haber dejado entrar a los Ultras al salón y que este equipo gana con su argumento de siempre: somos el Real Madrid; somos el Rostro de la Champions.28721979_1474027672705893_1450859864_n

El PSG intentó calentar la vuelta hermanándose con los Ultras. Los parisinos tenían que ser un vendaval en los primeros 15 minutos, pero solo fueron un soplido. Zidane –el de siempre, el que sólo hace grupo y no gana partidos desde el banquillo– sacó dos inesperadas: Asensio por Izquierda y Lucas por derecha, dejando a Kroos y Modric en el banquillo. En el Papel luce descabellado, pero estás fichas extinguieron el fuego del Parque de los Príncipes.

El ambiente era de partido grande. No se podía esperar de otra manera puesto que el Rey de Europa y el aspirante al trono se medían. En los primeros minutos se dejó ver la diferencia: el Madrid tuvo la más clara en un Tiro de esquina; Ramos desvió el balón con su pie izquierdo y el guardameta escupió el balón al centro del área. Los de Zidane dominaban posicionalmente y en la estrategia y los de Emery parecían caer en las frías aguas de la incertidumbre.

Eso fue el primer tiempo. Bueno, también fue lo que ha sido la temporada de Benzema: fallo tras fallo. El francés contó con dos claras oportunidades de gol. El primer tiempo acabó en tablas.

Al segundo acto el PSG lo intentó –sólo lo intentó–. El Madrid empezó a mostrar su verdadero rostro. Entonces, con el PSG metido muy arriba, el Madrid aprovechó para jugar en los espacios. Dani Alves jugó un balón en la mitad de la cancha de mala manera y Marco Asensio la robó. Marcó cabalgó hasta el área parisina y metió un pase entre las piernas de Alves para Lucas Vázquez. Centro de Lucas, salto y cabezazo de Cristiano –el de siempre; el goleador–y gol: el rostro del Madrid.28833329_1474027556039238_1037740563_n

Y no solo fue lapidario y un balde de agua fría –y todas las frases hechas que conozcan– sino que también fue dejar claro que el gen de campeón no se compra con todos los euros del mundo. El PSG dio un último gemido de agonía marcando el 1-1 en una serie de rebotes que finalizó a Cavani. La grada volvió a Rugir, los Ultras volvieron a prender fuego.

El Madrid esperó pacientemente. Al PSG se le juntó todo: Neymar no estaba y Verratti se hizo expulsar. Y también se le juntó que el Madrid fue superior en todo. El Madrid salió en contra, el balón llegó hasta Lucas –de nuevo hasta Lucas–, centró al área, pero el balón salió desviado, ahí, a la puerta del gol estaba Casemiro. La pizarra marcó 1-2. El rostro del Madrid marcaba “somos los Reyes de Europa”.

Es verdad, ha cambiado mucho desde que fueran llamados Galácticos; También es cierto que la Champions es la última bala de la temporada; También es cierto que ésta es su competencia fetiche.  Y lo que no se puede dudar es que el Rostro de Madrid sigue teniendo la misma esencia aunque cambie. El Real sigue luciendo como Rey de Europa.

Anuncios

Categorías:Deportes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s