Reserva de Biosfera la isla de Ometepe

Por Marcos Antonio Casanova Fuertes 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Cuando encuentres un inmenso mar con una bella isla y en su centro dos grandes volcanes, entonces habrás llegado a la tierra prometida”. El anterior texto anónimo está colocado en la portada del formulario de aplicación para su nominación y reconocimiento de la isla de Ometepe dentro del programa “hombre y la biósfera” de la Unesco, dentro de la Red Mundial de Reservas de Biósfera.

Lo exótico y atractivo es ser una isla lacustre, formada por dos volcanes, con valores ambientales y arqueológicos únicos, estos atributos hicieron que Ometepe fuese declarada como Reserva de la Biósfera. Esta designación lo que procura son los objetivos de conservar y restaurar los elementos biológicos y ecológicos e intenta hacer que el turismo, la producción (agrícola, pesquera, ganadera) y demás actividades asociadas se desarrollen bajo el desarrollo humano sostenible. El sitio alberga a 30,000 habitantes y a  más de 50 visitantes, lo que podría provocar que la capacidad de carga del sitio sea rebasada y provocaría consecuencias impredecibles.

“La isla representa uno de los atractivos turísticos de Nicaragua con mayor difusión a nivel internacional”  y muchas veces los nacionales olvidamos algunas particularidades de esta joya de la naturaleza, que simboliza a  Nicaragua como tierra de lagos y volcanes. A continuación, algunos aspectos jurídicos y ambientales de Ometepe.

Composición y extensión

Ometepe se ubica sobre el reservorio de agua dulce más grande de Centroamérica, el lago de Nicaragua o Cocibolca. Crea una combinación de áreas lacustres: playa, lago y humedales, más su área terrestre, que le dan un valor incomparable.

Se extiende en una superficie de 276 km2 (32.18 km de largo y 14.48 km, dando una curiosa forma de un ocho irregular).  Presenta una extraordinaria combinación de formaciones de la naturaleza con la particularidad de estar compuesta por dos impresionantes volcanes, el  Concepción, activo, y el Maderas en estado inactivo.

Ometepe lo compone el territorio de los municipios de Altagracia y Moyogalpa,  departamento de Rivas, y forman parte de Ometepe:

  1. a) Reserva Natural Volcán Concepción
  2. b) Parque Nacional Volcán Maderas.
  3. c) Sitio denominado como Peña Inculta – Humedal Istián, la que por sus características de poseer ecosistemas mixtos, mediante la Ley 833 se declaró como Refugio de Vida Silvestre, el cual abarca todo el territorio del istmo que conecta a los dos volcanes.

 Ecología

En un ámbito espacial tan pequeño, es de destacar el especial rango altitudinal que va de 40 hasta 1,640 m.s.n.m. y el efecto de la humedad proveniente del Caribe a través del río San Juan, lo que hace sea el único sitio que alberga la mayoría de los ecosistemas presentes en el país. Seis tipos de formaciones vegetales: bosque nuboso, bosque húmedo, bosque de transición húmedo a seco, bosque seco, coladas de lava y áreas con humedales.

Posee el tradicional bosque seco del Pacífico, bosque húmedo con especies representativas del Caribe, bosque de transición húmedo-seco. Se asevera que es la única representación inalterada de este tipo en el país. Se afirma que posee el bosque nuboso más conservado de Nicaragua.

Existe una amplia diversidad genética de fauna y flora amenazadas y/o en peligro de extinción. Especies animales o vegetales de carácter endémico o restringido para Mesoamérica. Otra área representativa es el ecosistema de la zona lacustre que bordea la isla, con zonas de importancia para la reproducción de los cíclidos representativos del lago, entre ellas especies endémicas como el guapote, la mojarra.

Arqueología

“El territorio de Ometepe es consi-derado la cuna mítica de las culturas indígenas de Nicaragua, por su gran riqueza arqueológica que muestran influencias de los pueblos del sur y norte de América. Ha sido llamada también “isla de círculos y espirales”, por la abundancia de estas formas en las rocas encontradas en el volcán Maderas, lo cual es único en el mundo del arte rupestre”.

La gran cantidad de petroglifos, cerá-mica y algunos hallazgos de estatuas dentro del territorio de Ometepe, la convierten en una zona de gran importancia para la investigación científica arqueológica y al turismo interpretativo. La cerámica de Ometepe es conocida en el medio artístico como única en su género.

Resguardo legal

La isla de Ometepe ha estado con respaldo legal, con el fin de protegerla y prevenirla de mayores deterioros ecológicos y por considerarla de gran importancia estratégica y relevancia para nuestra geografía nacional.

En 1983 mediante el Decreto 1320, ambos volcanes (Concepción y Made-ras) fueron declarados como Reservas Naturales. En 1995 la Ley 203 declara a la isla en su conjunto como Reserva Natural y Patrimonio Cultural de la Nación.

Es aprobada como “Reserva de Biosfera Isla de Ometepe” (en adelante Ometepe), el 2 de junio del 2010. La Unesco aprobó su nominación por unanimidad en la XXII sesión del Consejo Internacional de Coordinación del programa sobre el hombre y la biósfera (MAB).

Se mantiene la plena vigencia de la declaratoria de Patrimonio Cultural de la Nación a la isla de Ometepe y es aprobada la ley que declara y define los límites de la Reserva de Biósfera de la Isla de Ometepe. Ley N° 833. Aprobada el 19 de febrero del 2013. Publicada en La Gaceta N° 45 del 8 de marzo de 2013.

Fuentes consultadas (en orden cronológico de publicación)

Ley de Creación de Reservas Naturales en el Pacífico de Nicaragua. Decreto No. 1320. Aprobado el 8 de septiembre de 1983. Publicado en La Gaceta No. 213 del 19 de septiembre de 1983.

Ley que Declara Reserva Natural y Patrimonio Cultural de la Nación a la Isla de Ometepe. Ley No. 203. Aprobada el 23 de agosto de 1995. Publicada en La Gaceta No. 182.  29 de septiembre de 1995.

Decreto para la creación del comité nacional del hombre y la biosfera, Decreto Ejecutivo No. 8-2005. Aprobado el 16 de Febrero del 2005. Publicado en La Gaceta No. 37 del 22 de febrero del 2005.

Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales Marena (2010). “Formulario de aplicación para su nominación y reconocimiento de la Isla de Ometepe dentro del programa “hombre y la biosfera” de la Unesco dentro de la Red Mundial de Reservas de Biosfera.

Ley que declara y define los límites de la reserva de biósfera de la isla de Ometepe. Ley N°. 833. Aprobada el 19 de febrero del 2013. Publicada en La Gaceta N°. 45 del 8 de marzo del 2013.

Columna Masónica: El Aprendiz buscador

trabajo-del-aprendiz.jpg

El hombre común ha buscado el autoconocimiento, o sea su desarrollo y mejoramiento personal a través del estudio diligente de las ciencias, de las artes y de la filosofía.

En su búsqueda tiene encontradas la mayor parte de las respuestas que procura. Sin embargo, una de ellas no está muy clara en su mente. Por mas que las religiones y prácticas garantizan el reino de los cielos. El hombre aún no consigue descifrar el mayor de todos los enigmas, No ha conseguido descifrar a Dios, ni tampoco el mas sencillo de sus misterios. Sabe que Dios está en todo lugar, que ve y oye el mas íntimo o pequeño de sus pensamientos y que si no es por su voluntad, ni una hoja de la Tierra se moverá.

Esa búsqueda incesante de querer conocer a Dios y probar su existencia, ha llevado a los hombres a verdaderos delirios al punto de que en el nombre del fanatismo y de la creencia, alimentaron guerras “santas” entre pueblos, solo porque seguían dogmas diferentes.

Todos dicen que Dios es la supremacía divina, sin embargo esquivan aceptar, que como hijos de Dios, todos indistintamente, somos hermanos.

El verdadero masón, aplica la máxima y el principio de la ley masónica. Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a sí mismo. Porque él ya no procura a Dios fuera de sí… El ya se encontró, el sabe que Dios y sus maravillosas leyes están en plena armonía en su corazón.

El iniciado conoce el principio de la verdad, el sabe que un hombre puede coartar la libertad de otros hombres, lo mismo que sentirse dueño de sus cuerpos y de sus caminos, pero nunca conseguirán traer poder sobre sus propios destinos, y jamás serán dueños de sus almas.

El masón iniciado, cuando encuentra alguien que sabe que él, jamás lo condena por su ignorancia, al contrario. El lo toma como su propio hijo, y así con su amor de padre, puede instruirlo, y volverlo un ser útil y esclarecido.

Quién recibe la antorcha como tributo pasa a ser responsable por la propagación de la luz.

Carlos Roberto Fier

La perseguidora y el conflicto trunco de Maynor X. Cruz

literatura

La perseguidora (Estelí, 2017), del joven escritor matagalpino Maynor Xavier Cruz, novela corta de doce capítulos publicada en formato de bolsillo.

Quien no esté al corriente de las nuevas tendencias en la narrativa, podría calificar esta obra como un cuento extenso, quizá acostumbrado a leer novelas superiores a las 120 páginas en un formato normal de libros, lo que comúnmente conocemos como 1/16. Su brevedad y modalidad de edición no la descalifican como novela, a juzgar del movimiento de su historia, el concurso de sus personajes, escenarios y la trama concebida.

De la posible discusión posterior

No es el propósito en esta ocasión, pero quizá, en la idea de un sano intercambio acerca de la novela en Nicaragua, hemos de preguntarnos: ¿Qué es la novela en la actualidad? ¿Una novela, en cuanto a extensión, debe ser como aquellas clásicas y tradicionales? (Crimen y castigo –Dostoievski–, El nombre de la rosa –Eco–, Cien años de soledad –Gabo–, La fiesta del chivo –Vargas Llosa–, La vieja sirena –Sampedro–, Castigo divino – Ramírez–, Túnica de lobos –Espinoza–, entre muchas). ¿Cuáles son las características esenciales de la novela corta?

accion creadora.png