Los llamados por Duarte para enfrentar a Cuba                          

Por: Emigdio Lopez

.m sk
Jaime Moreno, fotografía por Leonel Rodriguez

El director técnico Henry Duarte, dio su lista oficial de los 25 hombres que estarán en los partidos amistosos contra Cuba que se juegan este 22 y 25 de marzo en el Estadio Nacional de Fútbol, la concentración se realiza en la escuela de talento del negro Julio en Diriamba. En la lista se incluye al delantero Jaime Moreno quien vestirá nuevamente la camisa de la azul y blanco.

Jaime quien actualmente esta pasando por un gran momento en su equipo Atlético Malagueño en la tercera división de España, así lo indico el a un diario español ¨ Estoy viviendo una etapa muy importante con mi club, estoy jugando prácticamente todos los partidos y en las cinco semanas he dado cuatro asistencias y anoté un gol¨, expresó Moreno.

Por otro lado, DT Henry Duarte confirmó la llegada de los legionarios Juan Barrera, viniendo desde Caracas, Venezuela, Cyril Errintong desde la Paz, Bolivia y el portero de las selecciones menores David Pernía que recientemente a firmado un compromiso con la Universidad Atlántica de Palm Beach, USA, que está buscando como foguearse con mira a su presencia de la sub 20. Una de las grandes ausencias es la del colombiano, nacionalizado nicaragüense, Luis Fernando Copete quien actualmente está jugando en el Sonsonate Fc de la liga salvadoreña.

Los siguientes jugadores militan en la liga doméstica, el Real Estelí aportando más jugadores entre ellos: el Henry Maradiaga, los laterales Manuel Rosa y Josué Quijano, las contenciones Marlon López y el español Daniel Cadena, también el Managua Fc como segundo aportando 4 jugadores: el extremo Bismarck Véliz, el lateral Erick Mendoza quien recibe su primera convocatoria, el enganche Agenor Báez y el central Rigoberto Fuentes.

El equipo del Juventus Fc con tres en su convocatoria con Alexis Somarriba, Bismarck Montiel y el delantero Brandon Ayerdis, mientras que el Real Madriz aporta con dos jugadores al enviar a Ulises Pozo y al juvenil delantero Amfred Lúquez que es candidato a salir por una lesión.

La UNAN quien mandara al portero Justo Lorente y al  conteción Maykel Montiel y con una convocatoria están el CD Walter Ferreti enviando al defensa central Cristhian Gutiérrez y el San Francisco enviando al lateral Camphers Pérez y el Diariangén con el lateral Henry Niño.

“Saber que se puede, querer que se pueda”

“Saber que se puede, querer que se pueda” (Color Esperanza, Diego Torres)

mundo

Agenda empresarial

Chile es el primer país latinoamericano que se está planteando, en una década, alcanzar el nivel de los países desarrollados, no solamente en términos de ingreso por habitante sino también en madurez institucional y democrática.

Ese es el tema precisamente de un notable libro, La Segunda Transición, de un prestigiado chileno, Alejandro Foxley, quien fuese Ministro de Hacienda durante la primera transición chilena, durante el gobierno del Presidente Aylwin (1990-1993), que sucedió al régimen autoritario (dictatorial, en verdad) de Pinochet.

En una ocasión, cuando trabajaba en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), invitamos a Foxley a un seminario para examinar la relación entre institucionalidad y desarrollo. Recuerdo que Alejandro, siendo economista, desarrolló el tema de Estado de Derecho como factor de competitividad. Lo dijo en términos muy sencillos: a mayor Estado de Derecho más competitividad, porque con mayor Estado de Derecho habrá más inversiones, y a más inversiones más tecnología y más productividad. Y lo dijo también en sentido brutal: a menos Estado de Derecho las inversiones exigirán mayor tasa de ganancia y recuperar la inversión en el menor plazo posible, pues la ausencia de Estado de Derecho impide seguridad y previsibilidad jurídica a mediano y largo plazo.

Como es obvio, en su libro La Segunda Transición, Foxley se plantea que para alcanzar el nivel de desarrollo Chile requiere consolidar su madurez institucional y democrática, fortaleciendo el Estado de Derecho entre otras cosas con la actualización de leyes y normas, y descentralizando el Estado.

Lamentablemente, en Nicaragua con Ortega hemos andado el camino inverso: de la transición democrática iniciada en el gobierno de Violeta Chamorro, hemos derivado a un descompuesto, en términos institucionales y de corrupción, régimen autoritario.

He recordado el planteamiento de Alejandro Foxley en Chile, por el reciente discurso de la embajadora de los Estados Unidos, Laura F. Dogu, ante una audiencia empresarial. Después de constatar la percepción generalizada que en Nicaragua el Estado de Derecho y la institucionalidad son débiles, señaló que “los inversionistas están claros que el riesgo y el retorno (tasa de ganancia) siempre están ligados…”, agregando: “Si el nivel de riesgo aumenta, los inversionistas demandarán un mayor nivel de retorno. Y en Nicaragua, el riesgo ha aumentado pero las posibilidades de obtener mayor retorno no se presentan, lo cual la hace menos competitiva”.

En nuestro artículos y comentarios siempre hemos comentado, positivamente, que desde el inicio del gobierno de Ortega el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) adoptó una agenda técnico-económica y una agenda política-institucional, a partir del reconocimiento que una economía de mercado requiere, para su eficacia y sostenibilidad a largo plazo, seguridad y previsibilidad jurídica que solamente la da un Estado de Derecho democrático.

Desde entonces, hemos visto algunos avances en términos de la agenda técnica-económica, pero la realidad ha venido cada vez con más fuerza contrariando la agenda política-institucional: al fraude masivo y documentado en las elecciones municipales de 2008, en que se unificó la oposición, siguieron las elecciones generales de 2011, en que también se unificó la oposición, cuyos resultados (mayoría calificada para el orteguismo), fueron “imposibles de verificar” según las misiones de observación electoral, hasta la cancelación de diputaciones y el impedimento para la participación electoral de la oposición, y todo sobre el trasfondo de un control total de la familia gobernante de todos los poderes del Estado y su correlato de inseguridad jurídica total.

Entonces, después de una década, cabe preguntarse al menos por la eficacia de la agenda empresarial, en materia política-institucional.

17 de marzo de 2018

(Edición No. 446)