Noticias Nacionales

Nicaragua puesta en Cuestión

Por: Álvaro Ruiz Cruz.

EL-cuun-4-750x500

Nunca se ha hablado tanto de derechos humanos como el momento actual, en donde nuestro país Nicaragua pasa serios problemas sociales, económicos políticos y religiosos.

La crisis en nuestra patria está generando un grave cansancio. Crece  la indiferencia, la intolerancia: personas despojadas de futuro, ancianos solos,  niños sin verdadero hogar,  jóvenes  sin futuro mujeres maltratadas  asesinadas.

Ese  joven  no es una excepción, sino la radiografía de su lucha  y defensa de sus derechos. Nos identificamos con muchos grupos diferentes y expresamos  preferencias diversas. El tono  vital  de Fe  exige hoy liberación. No somos simplemente negros, blancos o moreno; gays,  heterosexuales,  estudiantes maestros, médicos, periodistas, comerciantes,  domesticas, padres e hijos sacerdotes, cristianos, no cristianos, liberales, conservadores, sandinistas, o Danielista, poetas, amigos. Somos el pueblo.

Nadie está legitimado para robarnos el derecho de exigir mis deberes, derechos y elegir con propiedad. Tampoco está nadie legitimado para robarnos el derecho  a soñar, que promete convertir  el cansancio en vuelo  e impide confundir los atascos con la crisis, la utopía y el desencanto, entre deseo y desilusión.

Puede ser momento de lo absurdo y de la depresión  o puede ser momento del realismo de la aceptación  humilde  de nuestros límites.

Ser  iglesia en este momento  es poner nombre a lo que no tiene nombre, es quebrar  las relaciones burocráticas ¿Cómo te llamas?  ¿Qué deseas?   Que  juzgue  y condene, que generaliza  y pontifica. Una iglesia de anónimos   se vuelve inmisericorde.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua, no puede ignorar las aspiraciones de cada uno de los nicaragüenses. Inevitablemente todo lo colectivo reclama participación, implicación esfuerzo, renuncia, organización, normas, reglas, y cierta autoridad.

Sabemos que el Evangelio va encontrar cierto rechazo en cualquier época y sociedad, sobre todo en quienes se oponen a su horizonte de justicia e igualdad.

Todos los sectores y pueblo nicaragüense  debemos dialogar con sinceridad y  conciencia a una sola voz, a un solo clamor las, cosas que nos afecta. Quitar  esto y poner aquello. No hay que tener miedo al conflicto sino al modo en que nos enfrentemos a él.

Los conflictos en grupo social puede resultar estabilizadores cuando permiten encontrar nuevos caminos, divisores, cuando se polarizan  las posiciones  y se dirimen autoritariamente  o desintegradores, cuando los afectados desesperan de la misma posibilidad del cambio y abandonan. Es preciso  aprehender  a dialogar  con preguntas, búsquedas,  y respuestas  para hacer de Nicaragua un país con Democracia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s