Noticias Nacionales

La violencia siempre trae violencia

Álvaro Ruiz Cruz

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ante la  enormidad  y complejidad  que vivimos  en nuestro país y  desde un  vago sentimiento, humano  y cristiano, me solidarizo  con las familias  de las victimas  que han perdido la vida en los últimos acontecimientos  que marcan una nueva historia  en Nicaragua.

Cada vez  más  asistimos  perplejos  a manifestaciones  y marchas pidiendo  al gobierno paz, diálogo, seguridad, trabajo; derechos y deberes  que ante la Constitución  de este país todos merecemos.

La violencia siempre trae violencia. La muerte está en la violencia  que nos ciega la cabeza. “Al que quiere ponerte pleito  para quitarte la túnica, dale también  la capa”. Es  un no  a los pleitos. No es cristiano estar permanentemente alegando  los propios derechos, apelando a privilegios, incapaz de tolerar la más mínima ofensa o pretensión.

Decía  San Francisco de Sale: “si alguien me amenaza  con sacarme los ojos, le diría  que me dejara uno para seguir mirándole con amor. Y  si al fin me sacara  los dos, seguiría  amándole  con mi corazón”.

No  hay vida política sin partidos,  pero qué difícil es que los partidos busquen  el bien de la patria y no el egoísmo  grupal del partido o jefe del partido.

“Qué tengas  muchos pleitos  y que los ganes todos”. ¡Cuántos rencores por los pleitos! ¡Cuánta economía destruida!.

El verdadero nicaragüense  cristiano  ha de ser conciliador con el adversario y  tratar  de arreglar las cosas por las buenas, entre amigos entre hermanos. No es cristiano la frase que se oye a veces: “arreglemos  las cosas a lo hombre a lo macho, a golpes a puñetazos” ya se ve que ahí  no vale la razón  sino  la fuerza bruta.

La libertad brota de la disciplina  si alguien habla de libertad pero sin fundarla  en la disciplina, no se le puede creer. Es  pura patraña por magnificas que sean sus palabras. No somos libres por naturaleza aunque podemos ir por la derecha o por la izquierda.

La libertad depende de una pelea severa. Pero no conviene enfrentarnos de una vez contra todos  los enemigos sino uno a uno algo concreto y claro.

Lanzarse con firmeza, luchar con heroísmo, renovarse. Escuchar la palabra que da sentido y libra de enclaustramientos; la palabra que tiene puente  y abre  caminos,  que escucha y expresa que dialoga con loa iguales y busca consensos con los diferentes. La comunicación  y la comunión íntima   con Dios. Hay que sintetizar  la “onda de Dios”  y la  del prójimo.

La crisis general del actual sistema de gobierno en Nicaragua  es tan grave que para resolverla  no bastan los medios meramente políticos y técnicos. La solución requiere una coalición de fuerzas en torno a unos valores éticos y morales capaces  de crear una Democracia  para un pueblo que pide una mejor sociedad humana y sana.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s