Noticias Nacionales

Opinión: Conflicto político rumbo a la “etapa heroica”

Nicaraocallivigilia-en-respaldo-a-estudiantes-de-unan.jpg

Revista de Rivas

Sergio Espinoza Hernández

El gobierno se resiste ante el cambio que ejerce la “energía” irradiante del movimiento de masas, por lo que Nicaragua transita por la etapa de la “desintegración” del viejo orden hacia la etapa heroica y de martirio.

El gobierno se hace bárbaro en su agonía de muerte. No se reconoce como el causante del colapso social y de su propia destrucción. Sigue empecinado en no reconocer la “verdad” y se apega a sustituir la “realidad” por la “ficción golpista”.

VULGARIDAD

Ahora la novedad de la represión gubernamental es que entran a las ciudades como “conquistadores”. Si no abrís la puerta de la casa la rompen, entran sin ser invitados, ni dan los buenos días, no son conocidos tuyos, tampoco es la policía, son armados enmascarados. Ya no saquean comercio, roban en el domicilio. En el lugar más seguro de una familia, el hogar, se llevan al hijo, a la hija secuestrada, sin respeto a la vida humana, sin estado de derecho.

VIOLENCIA

Esa transferencia de armas y mandos a un cuerpo parapolicial enmascarado le ha dado también “poder”  para una barbarie indomable, son grupos hordas, formados por “mercenarios” sacados de las filas de “retirados activos del ejércitos o de la policía” que ahora viven una “guerra” con un bando que no tiene armas de combates,  por eso el alto grado de violencia, de despiadada barbarie y atrocidades. Esas “circunstancias” son las que impiden tener héroes como los otros, ni mártires, porque se conducen sin dignidad y por mucha paga que le den y botines que arrebaten no van a salir con fortuna y plata.

ANACRONISMO

Es un interés del gobierno y sus seguidores “regresar” a la situación antes del 18 abril, por eso no quieren recintos tomados, tranques en la carretera, ciudades paralizadas y grandes multitudes en las calles con demandas políticas. Esta conducta se conoce como “anacronismo”, un sentimiento de “volver” al estado de “felicidad” que se vivía antes de las reformas del INSS.

No es nostalgia, no es un recuerdo, es una conducta psicológica de “huir” del presente, se quiere “retornar” a la seguridad de antes, cuando los parques se llenaban de niños y niñas con sus rostros llenos de alegría. Es un sentimiento que solo lo padece el que lucha contra la corriente del devenir histórico. No lo sufre el hombre libre.

Es un “retroceso” al pasado porque el “hoy” es una carga o un castigo, el “presente” un obstáculo o una desilusión. Quieren recular para después cambiar el presente, pero que va… el presente es el encargado de “crear” el nuevo orden, mientras su “objeto” de transformación se resiste. Esta conducta anacrónica es propia únicamente del individuo terco y de la etapa del colapso social.

Quieren vivir la existencia anterior, quieren escapar del presente, pero como no se logra, entonces se padece de “frustración”, que no es sencillamente un stress. Es cuando algo ya se perdió y es irreparable, no hay retroceso y no podes dar un paso atrás.

HÉROES

Según los estudiantes de la UNAN Managua, una vez desalojados de su casa de estudio apunta de balas por un grupo parapolicial enmascarado el viernes 13 de julio, fueron perseguidos a un refugio con sus heridos, el templo católico Jesús Divina Misericordia, donde estuvieron sitiados durante la noche y la madrugada del sábado, hasta que llegó el cardenal Leopoldo Brenes y el nuncio Stanislaw Waldemar a rescatar a los refugiados, unos 120 estudiantes, tres periodistas,  Jose Noel Marenco de 100%  noticia,  el radioperiodista Sergio Marín y el norteamericano del Washington Post, Joshua Partlow, más dos presbíteros de la parroquia.

El ataque y persecución a los estudiantes duró 18 horas, dos muertos, asesinados en las barricadas y más de 150 estudiantes con “conducta de héroe” por resistir al ataque armado. Ellos creían que iban a morir, pero con una clara consciencia de clase que morían por la patria y mientras estaban “pecho al piso” se cubrían con la bandera azul y blanca o cantaban en su interior el himno nacional.

En la lucha dejaron de ser compañeros de clase y se vieron como familia, como hermano o hermana, y el conjunto se hizo “uno”.  Así  alejaron el miedo de sus cuerpos y sus extrañas se llenaron de un nuevo aliento y en ese instante se suprimía el “deseo” a la vida y se sustituía por el “amor” a la patria. No es un acontecimiento trágico, sino, como decirlo, “un estado positivo de vida”.

En el “estadio negativo” irrumpe como reacción un “estadio positivo”, el rescate de la cultura y respeto a la moral.

MARTIRIO

El presbítero  Raúl Zamora, de la parroquia Jesús Divina Misericordia, con tres graves heridos de bala parte de los estudiantes, no tuvo más remedio que correr el riesgo de su vida y salió bajo el tiroteo cubierto con una bandera del Vaticano a pedir una ambulancia y el retiro de un periodista norteamericano; valió la pena y concedieron el pedido del clérigo.

En la historia del cristianismo este grado de proeza del sacerdote del templo se da raramente, su doctrina considera esta “acción” más que un sacramento, porque no necesita más indulgencia, el “martirio”  es la llave para abrir las puertas del cielo de par en par y sin intermediación.

No le salió esta vez al cura; como dicen los devotos era la vía directa para subir rápidamente a los “altares”. También he visto a obispos y a su clero “desprendido” de su vida para salvar a personas bajo fuego armado, parece que ya optaron conscientemente por el  “martirio”.

DESAPEGO

En esa misma circunstancia bajo ese rayo de “transfiguración”  los estudiantes universitarios y las masas populares hicieron lo que casi nunca se hace, se auto convocaron y salieron a media noche del viernes, cuando todos los gatos son pardos, a exponer la vida para abrir un corredor humanitario y dar salida a los estudiantes de la UNAN sitiados en la ermita de Jesús Divina Misericordia.

El camino fue bloqueado cerca del semáforo  del club Terraza por policías enmascarados. Las camionetas cruzadas impidían las intenciones de los luchadores y luchadoras populares. Decidieron quedarse en una vigilia patriótica con cantos nacionales que se combinaron con rezos del rosario y sermones de predicadores católicos.

LIDERAZGO

Los muchachos salieron “auto consciente”, expusieron su vida y a cambio recibieron el “sentido” de la historia presente. Son los inclaudicable del nuevo orden que se avecina, probado su valor en la dura realidad represiva donde se moldean los nuevo héroes.

Este “estado de conciencia” no se adquiere en un monasterio, ni de forma individual, ni es producto de la voluntad, sino de la “vivencia conjunta” que produce el movimiento de masas y los tiempos colectivos en los cambios sociales hacia una “nueva civilización”.

En esta rica complejidad del tiempo hay que tomar decisiones políticas y cívicas en favor del colectivo en crecimiento, el que hace la armonía cuando se une el “uno” con el “otro” en lo político y lo cultural para “ser” nicaragüense.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s