LO PRIMORDIAL EN EL AMOR

Leo tus besos, tus palabras, se lo que dirás al terminar de besar,

sé que lees mis ojos con mayor concordancia.

Leo tus besos, sé lo que dirás, porque tus besos me dicen todo lo que harás,

sé tu siguiente movimiento, sé cuándo exhausta estás.

Sé cuándo quieres que te quiera más.

A decir verdad, no leo tu mente, ni sé que dirás,

 pero sé qué necesita tu mirada, o qué dices entre líneas,

o cuando necesitas de mis brazos.

Créeme, lo sé.

Leo tus besos, sé tu siguiente movimiento,

sé cuando quieres que te bese otra parte de tu crepúsculo cuerpo.

Carlos J. Gallo