Opinión

Mi hijo tiene una crisis, no juzgues e informate sobre el Autismo

Autismo-crisis-2

Por: Ivania Peralta

Hace meses atrás, cuando recién iniciaba a comentarle a las personas que mi hijo Hendrick  tiene TEA,  recuerdo que alguien me dijo: ¿Esos son los niños que son agresivos, verdad? El silencio me invadió, quizá no respondí porque en aquel entonces, no estaba muy informada que digamos, pero ahora, invitaría a la persona que me dijo eso, a leer este artículo o bien, algo que le proporcione información acerca del tema.

Alguien que se encarga de esparcir información errónea, puede ser muy peligroso. Eso de creer que una persona con Autismo, sea niño, niña, adolescente o adulto es agresivo, definitivamente no está bien, esta especie de rumor se ha desatado a raíz de las crisis que pueden presentar las personas con TEA. Crisis que tienen una razón de ser, es decir un origen y que con terapias, pueden disminuir o desaparecer.

Para abordar este tema, me respalda la opinión de la profesional en Psicología y Fundadora del Centro de Estimulación Infantil María Reina, Lic. Junieth Cruz Ruíz.

Lic.Junieth

La Licenciada Junieth, explica que “Una crisis es una reacción conductual cuando un niño con TEA está bajo un espacio o ambiente con muchos estímulos, también cuando hay poca tolerancia a la frustración. A diferencia de un berrinche que tiene un objetivo, en las crisis no existe un objetivo a conseguir”.

También puede influir a que se origine una crisis, factores contextuales o sensoriales. La Licenciada Cruz, continúa explicando…

Factores a nivel contextual: Cambio de rutina sin previo aviso, realizar un mandato exagerado para el menor, prohibirle un deseo, una pérdida de un ser querido, entre otros. Factores a nivel sensorial: Luces, sonidos, espacios, personas, texturas. Factores a nivel emocional: Miedo, violencia en casa, bullying, ansiedad o alguna enfermedad física que le aqueje”.

Autismo, crisis y críticas

Ana carolina

Ana Carolina Castillo, es una joven madre que le ha tocado criar sola a su pequeño Wendell, diagnosticado con Autismo. Ella afirma que ha sido víctima de críticas por  parte de personas que no saben acerca de la condición de Wendell y por ello emiten opiniones fuera de lugar.

Esta mamá explica que su hijo ha presentado crisis estando en casa y también en lugares públicos.

“Con Wendell es poco lo que salimos, porque el tiende a tener crisis emocionales de un momento a otro, porque no soporta estar entre mucha gente o escuchar bulla. Una de las malas experiencias que he vivido, fue una vez que lo llevé a pasar consulta, el lugar estaba demasiado lleno y creo que el ver a mucha gente, la bulla que había, los niños llorando, causó que se sofocara demasiado y el niño empezó a gritar, a halarme para que nos fuéramos, se tiró al piso, incluso me agredió, porque me golpeó la cara y yo le pedía que se calmara, pero en ese momento él no comprendía nada de lo que yo le decía. Cuando le dan sus crisis él tiende a morder o a autoagredirse”.

“Me lo llevé al baño y traté de hablar con él, le dije que porqué hacia eso, si solamente íbamos a pasar consulta, entonces intentó darme de cabezazos y empezó a gritar más, no sabía qué hacer en ese momento y me sentí mal, porque cuando lo llevaba hacia el baño vi y escuché como la gente murmuraba, decían: que niño más necio. Me disgustó mucho, porque no es que el niño quiera hacer esas cosas, es por su condición”.

“Luego al volver a la sala de espera, vi como un señor le prohibía a su niño que se le acercara a mi hijo y mi niño sólo quería ver el celular del otro niño, sentí que me lo discriminaron” (Ana Carolina Castillo).

La Psicóloga Junieth Cruz, explica de qué manera podemos tratar de controlar una crisis.

“Para intentar controlar la crisis, es importante tratar de saber qué la provocó, que estímulo la está causando, de esta forma podemos tratar de reducir los estímulos sensoriales, por ejemplo: La televisión, música a volumen alto, luces fuertes, entre otros. También es importante evitar hablarle mucho, gritarle, llevarlo si es posible a un lugar libre, hasta que se tranquilice, alejar objetos con los que pueda lastimarse, no dejarlo sólo. En algunos casos les ayuda un masaje en el cuello, cuero cabelludo o espalda, que perciba la tranquilidad de los padres, si es posible darle un abrazo. La duración de la crisis dependerá de la gravedad de la angustia y las necesidades del menor. Se recomienda que si el niño o niña está en terapia, debe llevar un proceso de regulación emocional”.

La mamá de Wendel, Ana Carolina, confiesa que ha recibido críticas muy duras por parte de la gente, comentarios donde la gente le dice que por qué no sabe educar a su hijo. “Creo que otros no están en mis zapatos y no saben cómo es tratar de sobrellevar esto. Yo soy su madre, incluso yo he recibido agresiones por  parte de él, sin embargo continuo con el amor de madre, tratando de sacarlo adelante. Me genera temor salir con él y creo que es por sobreprotegerlo, para que él no se sienta incómodo o perciba malas miradas” (Ana Carolina Castillo).

La Psicóloga Junieth Cruz, afirma que estos episodios de crisis, pueden generar a las familias de niños con TEA, estallidos de ansiedad, a veces acompañado de tristeza, llega la culpa por no saber cómo intervenir, el miedo, bloqueos emocionales y puede aparecer estrés crónico.

Cruz continua diciendo “Debemos de estar claros que aunque no es un camino fácil, si es un camino posible y que los papás, mamás o quien esté a cargo del menor, ameritan también espacios de atención a su salud mental, a su área emocional”.

 No son agresivos

“Recordemos  que no todos reaccionamos de la misma manera ante los actos cotidianos. Los niños, niñas, jóvenes y adultos con TEA, no son agresivos y no quieren causar algún daño, ni se quieren lastimar. Ellos están aprendiendo a autorregularse emocionalmente” (Lic. Ana Carolina Cruz).

 Recomendaciones

La especialista aconseja seguir  las recomendaciones de los terapeutas que atienden a nuestros hijos, tener un buen plan terapéutico, trabajar en equipo, padres de familia, terapeuta y si el niño está escolarizado, con la institución. No olvidar la persistencia, paciencia y el autocuido, este último consejo dirigido  específicamente a padres y madres por ser el pilar de sus hijos.

Un niño con TEA (Trastorno del Espectro Autista) no es malcriado, berrinchudo, agresivo, violento o loco, solo está teniendo una crisis, producto de algo que lo alteró.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s