En Venezuela prohíben a los gays donar sangre

El 27 de Febrero, se celebra el Día Internacional del Trasplante de Órganos, motivo por el cual llama la atención y nos hace reflexionar como en algunos países se prohíbe que las personas gay donen sus órganos, lo cual a todas luces es una práctica odiosa, mal intencionada y que pone en riesgo la salud de personas, incluso de familiares.

Una de esas donaciones más comunes prohibidas es la donación de sangre las personas gays, con lo que la orientación sexual se convierte en un criterio de exclusión  para donar sangre.

Un criterio aplicable a los homosexuales y bisexuales, por cuanto no se aplica a los hereterosexuales y lesbianas.

En estos país dentro de los que destacan, Argelia, Austria, Bolivia, China, Croacia, Dinamarca, Estonia, Grecia, Islandia, Líbano, Lituania, Malasia, Malta, Filipinas, Singapur, Eslovenia, Tailandia, Trinidad y Tobago, Turquía, Ucracia y Venezuela  la prohibición se basa en el concepto de “grupo de riesgo” y no en el de comportamiento o conducta de riesgo, el cual resulta aplicable a gays y heterosexuales.

Los bancos de sangre deben disponer de documentos que informen al donante de las circunstancias bajo las que no se debe donar sangre. Entre ellas, el haber padecido hepatitis o realizar prácticas sexuales no protegidas. El tener relaciones sexuales con múltiples parejas sin uso de preservativo “debe ser salvaguardado y preguntado durante la entrevista de selección, independientemente de la orientación sexual”.

Los exámenes a que debe ser sometida la sangre, permiten que se realice una transfusión segura, independientemente del donante. No obstante, existe un riesgo en orden a la detección del contagio producido en los seis meses anteriores a la donación. Por lo que, añade, los centros de transfusión recomiendan no donar sangre a cualquier persona que haya mantenido relaciones sexuales no protegidas durante los seis meses anteriores a la donación.

En su criterio, el gay o bisexual que haya  mantenido relaciones sexuales protegidas durante ese período debería tener el derecho de donar sangre.

Por el contrario, el heterosexual que hubiere tenido prácticas de riesgo, aunque sea una vez, no debe donar sangre hasta que pase el período de seis meses conocido como “período ventana”.

El sector más vulnerable para contraer sida en el país son las amas de casa, no los gays o bisexuales.

En consecuencia, es necesario  derogar dichas normas en tanto limita y condiciona la donación de sangre a la orientación sexual de la persona que pretende donar.


En los últimos años, países como Costa Rica, Estados Unidos y Francia han cedido a las presiones sociales y han dejado atrás esta prohibición de los años 80 que sigue generando una gran polémica en la sociedad.

Alberto Cabezas/ Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s