Explorando las sabanas de los centroamericanos

Al parecer se ha “vuelto normal” que los jóvenes deseen experimentar “en el mundo de hoy” tener relaciones sexuales por diversas razones. El sexo ha dejado de ser un tabú en muchos lugares. Aparece en la televisión, en el cine, en las revistas e incluso en los carteles publicitarios. Parece que el único ámbito en el que sigue intocable es entre los padres e hijos.

Emanuel Muñoz, tiene actualmente 19 años, fue una de las personas que experimentaron desde muy niño que se sentía darle rienda suelta a las hormonas, él argumenta que “la gente adulta no debería preocuparse porque los niños a edades de 13 años quieran tener relaciones sexuales ya que es parte de los deseos que ellos sienten. Nosotros los jóvenes no podemos ser educados por nuestros padres en estos aspectos ya que nos da vergüenza hablar con ellos de sexo, es mucho fácil preguntarle a un amigo”.

Curiosamente, a los padres también les incomoda hablar de este asunto con los hijos. Debra W. Hafner, educadora sexual y autora de un libro  sobre el tema denominado “Hijos de la Iluminación”, dice que muchos padres reconocen que, llegado el momento, lo único que hicieron fue dejar un libro sobre la sexualidad y la pubertad en la habitación de su hijo ( Beyond The Big Talk).  Según esta profesional, el mensaje de los padres está siendo muy claro: “Queremos que sepas de sexo y de cómo va a cambiar tu cuerpo, pero no queremos ser nosotros quienes te hablemos de ello”. 

En otros casos, sucede una  situación más imprudente de padres de familia, tal y como lo narra Heberto Robles, docente de una escuela de Limón, Costa Rica: “algunos padres están llevando a sus retoños de 12 años a clubes a buscar mujeres y así pierden su virginidad. Yo empecé a los 13 años mi primera relación sexual”.

Padres responsables

No obstante, no todo es negativo muchos padres en la actualidad han tomado conciencia que deben conversar sobre la sexualidad con sus hijos. Por varias razones, entre ellas:

  1. El sexo se ha diversificado: hoy el sexo no se limita a las clásicas relaciones sexuales entre marido y mujer, admite Muñoz, ahora existe el sexo oral, el sexo anal, hasta el sexo por internet y por el celular.
  2. Los niños están expuestos a información errónea desde pequeños.

Henry Peralta, Comunicador Social, Profesor de la Universidad UHISPAM, sede Managua Nicaragua sostiene que “la globalización ha impuesto modelos culturales basados en la llamada libertad humana que más bien parece libertinaje. Desafortunadamente, los medios han sido responsables de ello. Es así que las telenovelas, películas, series animadas y programas de entrenamiento en general tienen un fuerte contenido sexual. Agregamos la industria musical que también enfatiza e induce al libertinaje sexual. Los géneros musicales preferidos por los adolescentes, como el trap, el reggaetón y el dancehall incitan a tener relaciones sexuales como si fuera una moda y en muchas letras de canciones se promueve la promiscuidad. También cuyos mensajes tienen una fuerte carga erótica, y en algunos casos esos mensajes son subliminales.  Los países centroamericanos tienen un  índice muy  alto de embarazos entre adolescentes. Ahora bien, los adolescentes tienen sexo con su novio / a y, si ocurre un embarazo, por lo general ahí se termina la relación, ya un adolescente no tiene la capacidad económica para sustentar una familia, tampoco tiene la madurez para asumir dicha responsabilidad. Hay otros casos en los cuales los adolescentes tuvieron relación sexual por probar y disfrutar del placer, no en el marco de una relación amorosa. En resumen, la sociedad y sobre todo los medios de comunicación, bombardean a las audiencias con mensajes sexuales”.

  • Los niños sienten curiosidad, pero no se atreven a preguntar.

Eduardo Urtecho, auditor de profesión  condena “que la mayoría de los centroamericanos  están experimentado su primera relación sexual a los 12  ó 14 años, debido no conversaron con sus padres sobre hacer el amor como un acto sagrado debido a que ni sabían cómo hacer, otro de los motivos es a los pocos valores morales y religiosos, el hacinamiento  que provocan con sus hijos es fatal, muchos están durmiendo en el mismo cuarto con los padres, tíos, ya que no están meditando bien, están teniendo sexo como adultos”.

Descuido de los padres de familia

Los padres deberían tener la obligación de saber donde están sus hijos e instruirlos en cuestiones sexuales, sin embargo, la realidad es otra en muchas ocasiones.

 Ronny Orlando Zambrana, Licenciado en Turismo Sostenible argumenta que es frecuente ver a jóvenes de 17 años en los sitios turísticos como adultos mayores incluso compartiendo cuarto, lo difícil es demostrar ante las autoridades policiales que esos (as) jóvenes tuvieron sexo o están teniendo sexo con mayores de edad, lo que si tengo claro es que se están dejando llevar cada día más adolescentes por la curiosidad, por los sentimientos, pero no por una verdadera relación de pareja llegan  a hacer el amor sin tener una relación consolida”. 

Se debe tomar acciones

La sociedad, como un conjunto debe tomar acciones para evitar los (as) niños (as) tengan hijos (as) si no pueden mantenerlos.  Por lo que es fundamental una verdadera educación sexual para estos infantes.

El Doctor Juan Tenorio, residente en Quebrada Honda, Masaya, Nicaragua de nacionalidad colombiana se siente consternado porque posee una clínica privada ubicada en ese sitio desde hace 10 años y le preocupa las frecuentes visitas que tiene de niñas entre 12 y 13 años en su consultorio, ubicado en una zona rural donde llegan a escondidas de sus padres a reportar que están embarazadas y que no saben cómo enfrentar su situación dado que no trabajan y sus padres son podres, por lo que desean una atención gratuita  para Tenorio, “esta es la situación que  se vive en sitios campesinos los chavalos están empezando desde esas edades a tener relaciones sexuales, mientras que en los áreas rurales la situación cambia un poco pero casi es similar los infantes de 13 y 15 años están empezando en esas edades a hacer el amor. Lo más preocupante es que en la zona rural nos enfrentamos con situaciones de estupro porque se trata de personas mayores de edad teniendo sexo con menores de edad, pero estos no tienen castigo porque es visto como normal y no hay procesos generalmente penales en contra de estos. También existe la presión del hombre hacia la mujer que le llaman: “la prueba del amor”. He pensado seriamente en crear una fundación de derechos humanos para buscar financiamiento para estas adolescentes”.   

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s