Famoso historiador costarricense habla de Nicaragua y su gente

Vladimir de la Cruz de Lemos, es un Abogado e historiador famoso de casi 74 años costarricense con el conversó el Periódico El Aventino.  

Entrevista

¿Conoce quien es Rigoberto Cabezas Figueroa?

Rigoberto Cabezas Figueroa fue un distinguido periodista, político y militar nicaragüense. 

Se le atribuye a él el desarrollo del diarismo en Nicaragua alrededor de 1884, época en que también en Costa Rica empezó el diarismo nacional, en 1886.

Se le atribuye a Rigoberto el haber incorporado la Mosquitia a finales del siglo XIX a la soberanía nicaragüense.

En ese momento era una zona “separada” de Nicaragua bajo control británico.

Rigoberto nació en Costa Rica, en Cartago, el 4 de agosto de 1860.

Desde joven se interesó por la política, convirtiéndose en un crítico del Presidente liberal costarricense Tomás Guardia Gutiérrez, motivo por el cual ordenó su detención y fue enviado al presidio, que entonces existía, de la Isla San Lucas, en el Golfo de Nicoya.

En esa época existía la idea carcelaria de “sacar”, de “aislar” a los presos de la “sociedad”, y  por ello se desarrollaron presidios en zonas lejanas o en islas, y se usaban zonas geográficas lejanas como regiones de “extrañamiento”.

En Costa Rica zonas lejanas, en el siglo XIX, fueron lo que hoy es la región de Golfito, en la zona sur del país, que entonces se llamaba El Pozo y la región relativamente cercana a la capital, la región que hoy es San Ramón de Alajuela y también el Caribe, la zona de Matina.

Eran sitios de extrañamiento, de alejamiento de personas.

En el caso de San Ramón allí eran enviados personajes importantes, de las clases altas o influyentes, educados, lo que hizo de la ciudad de San Ramón un centro de cultura y de intelectualidad muy importante en la segunda mitad del Siglo XIX.

Durante la Colonia en las regiones de explotación del cacao en la zona de Matina, en el Caribe, allí establecieron el Fuerte de Matina para control y defensa de las regiones cacaoteras, y para control de la población que allí estaba trabajando como esclavos.

A finales del siglo XIX en la región norteña del país, en los distritos entonces de Tilarán y Abangares, con motivo de las explotaciones mineras desarrollaron también otro Fuerte, como elemento de control. 

El régimen penitenciario evolucionó de las formas que se heredaron de la colonia a la época republicana, pasando por las cárceles en islas, como Isla del Coco e Isla San Lucas, y en las zonas de extrañamiento.

A pesar de estar vinculado en su pensamiento a los grandes liberales, Rigoberto no se involucra en el movimiento liberal costarricense.

Al salir de la cárcel de San Lucas se va a Guatemala, luego a El Salvador y finalmente llega a Nicaragua, de donde era originaria su familia paterna.

En Nicaragua se volvió un crítico  en periódicos de los gobiernos conservadores de Vicente Cuadra, Joaquín Zavala y Adán Cárdenas,  de finales del siglo XIX, por lo que fue expulsado a Guatemala. De Guatemala tiene que salir a México, de donde se desplazó a Estados y Cuba.
De regreso a Nicaragua se vinculó al movimiento obrero impulsando organizaciones obreras, desarrollando actividades de formación política, económica e histórica para los obreros y trabajadores.

A finales del siglo XIX formó parte del movimiento revolucionario liberal, de cuyo resultado fue nombrado Secretario de Carlos Alberto Lacayo, que asumió el cargo de Comisario de la Reserva Mosquitia y luego fue Inspector de Armas de esta Reserva. A finales del siglo XIX se retira de las actividades políticas, habiendo recuperado la Mosquitia para Nicaragua.

En Homenaje a Rigoberto Cabezas el Colegio de Periodistas de Nicaragua estableció el Día Nacional del Periodista Nicaragüense, desde el 1 de marzo de 1964. En su nombre existe la “Orden Rigoberto Cabezas Figueroa”.

¿Qué representa para los nicaragüenses y los costarricenses Rigoberto Cabezas?

Para Nicaragua sin lugar a dudas tiene un gran papel por la recuperación de la Mosquitia y por desarrollar el periodismo diario. En Costa Rica no tuvo un gran lugar público, ni se le ha reconocido, más allá de haber enfrentado al Presidente Guardia, motivo por el cual fue detenido y preso.

Ni siquiera el Colegio de Periodistas de Costa Rica destaca su labor.

¿Cómo era la Isla de San Lucas donde estuvo preso Rigoberto Cabezas?

El Museo de los Niños da a conocer en una exposición dedicada a la cárcel la prostitución masculina que se vivía en aquella época en los presidios.

En la época de su presidio era un lugar muy lejano de los principales pueblos y ciudades del país.

Solo por lancha se podía llegar. Allí estaban los edificios carcelarios y funcionaba como una colonia penal, donde los presos tenían que trabajar.

Era difícil escapar de allí.

Las condiciones eran muy duras.

Más modernamente, para la segunda mitad del siglo XX, están recogidas esas condiciones, de vida y de trabajo, en el libro de José León Sánchez, “La isla de los hombres solos”, donde describe las condiciones difíciles de vida en la isla, de aislamiento, de maltrato y de castigos a los detenidos.

En el siglo XIX deben haber sido condiciones más duras y difíciles, ls condiciones de aislamiento y exclusión total.

Las famosas fotografías en las paredes de las cárceles masculinas de mujeres ayudaban a levantar el animo de los presos

¿Puede contarme un poco de la historia penitenciaria costarricense?

El presidio y las cárceles estaban en función del desarrollo del Derecho Penal y represivo.

Cuando allí se establecían penas de reclusión se impuso hacer los recintos carcelarios.

Desde la  época colonial hubo sitios de detención y castigo. Después de desarrollar los conceptos carcelarios de “islas” y de “sacar” de la sociedad a los presos, se pasó a tenerlos en recintos carcelarios urbanos.

Así, por ejemplo, la Penitenciaría Central de Costa Rica se estableció en 1909.

Estos recintos se hicieron en parte para tratar de “corregir” y “reeducar” al delincuente.

Las cárceles en Costa Rica desde la época colonial funcionaron para detener personas.

Algunas cárceles se reconocían como “guarniciones”, donde detenía indígenas.

En la ciudad de Cartago en 1676 había un presidio.

En 1803 se dice que en Heredia había una cárcel.

Muchos presos marcaban sus cuerpos con tajuajes

En 1831 se estableció una reglamentación de visitas a las cárceles.

Junto al sitio de El Pozo y de San Ramón como sitios carcelarios también estuvo la región de Matina en el siglo XIX.

En los días inmediatos a la Independencia, en la década de 1830, se dispuso sobre cárceles para mujeres, que no dieron buenos resultados.

En 1848 se realiza  una división administrativa en Provincias de Costa Rica, y desde 1864 se ordena construir cárceles y penitenciarías en todas las provincias, al mismo tiempo que se impulsa la construcción de Cuarteles militares.

El presidio de San Lucas se estableció desde 1874, cuando ese año se terminaron de construir los edificios de esa prisión. 

En ese mismo año se había dispuesto hacer otro edificio en la Isla del Coco.

En 1881 pasaron a los presos de la Isla del Coco a la de San Lucas.

Actualmente se siguen otras orientaciones carcelarias, más modernas y abiertas.

¿Que opinión tiene sobre el museo penitenciario del Museo de los niños?

Muy buena.

Es una institución cultural desarrollada por la Primera Dama de la República, Gloria Bejarano de Calderón.

Como Museo de los Niños no oculta la historia de la prisión que fue.

¿Conoce historias de nicaragüenses que triunfan en Costa Rica? ¿Cuáles?

Importante papel desempeña en la vida económica nacional la migración laboral nicaragüense.

Su presencia en las actividades agrícolas, en las actividades de construcción, en el área de servicios y en el servicio doméstico hoy son esenciales en Costa Rica .

A ello suman empresarios que han invertido en distintas ramas, complejos comerciales y áreas de desarrollo urbano.

¿Porqué es importante la unión entre los pueblos nicaragüenses y costarricenses?

Tenemos lazos históricos culturales comunes desde la época prehispánica.

Elegimos conjuntamente los representantes en las Cortes de Cádiz. Jugamos, con nuestro Ejército Nacional, jefeado por el Presidente Juan Rafael Mora Porras,  un papel muy importante en la liberación de Nicaragua de la ocupación filibustera norteamericana en 1856-1857.

En esa guerra, realizada fundamentalmente en territorio nicaragüense, cuando entramos allí con el Ejército Nacional no nos dejamos, cuando salimos del escenario de la guerra,  ni un solo centímetro de suelo nicaragüense.

Hay vínculos culturales, económicos y familiares fuertes desde la colonia.

En la lucha contra la dictadura somocista Costa Rica jugó un papel muy importante como refugio de los principales dirigentes de esa Revolución y contribuyó también con Brigadas de combatientes en esa caída.

Hay una gran mezcla histórica de familias tico nicaragüenses. Una parte muy importante de las exportaciones de Costa Rica son hacia Nicaragua.

¿Conoce Nicaragua?

Sí conozco Nicaragua y estoy vinculado a Nicaragua familiarmente.

Una tía materna está casada con un nicaragüense que me dio tres primos de doble nacionalidad.

Uno de ellos, ya fallecido, quien luchó con las armas en la mano, contra la dictadura de Somoza durante los días de la insurrección que condujo a la caída de esa Dictadura.

Otro tío materno, ya fallecido, esta casado con una nicaragüense que me dio seis primos con las dos nacionalidades.

¿Qué le llama la atención de Nicaragua?

La belleza geográfica, su cultura, su folkor, su gente, su pueblo y sus comidas.

¿Ha leído libros de escritores nicaragüenses? ¿Cuáles?

Conozco autores nicaragüenses y sus libros, entre ellos de Rubén Darío, que además vivió en Costa Rica, de Sergio  Ramírez, casi toda su obra, además de que escribe todas las semanas para un periódico nacional,  de Ernesto Cardenal, casi toda su obra, de Gioconda Belli, de Sandino prácticamente todos sus escritos que han sido recogidos en diferentes libros y por diferentes autores y editores.

También textos político de Carlos Fonseca Amador, Tomas Borge , Henry Ruiz, Humberto Ortega y de otros Comandantes de la Revolución.

De historiadores del movimiento obrero como Onofre Guevara, de artistas como los cantautores Carlos y Enrique Mejía y una cantidad importante de obras históricas de Nicaragua que también he leído y consultado para mis investigaciones, como Chester Zelaya Goodman, Tomás Ayón.

En realidad de Nicaragua tengo una excelente Biblioteca y tengo hasta periódicos de finales del siglo XIX y algunos del siglo XX, sobre todo de la época de la insurrección sandinista en sus primeros años.

Biografía

Se dedicó a la docencia universitaria en el campo de la Historia, especialmente de la Historia de Costa Rica y de la Historia del Movimiento Obrero Costarricense.

Con más de cuarenta años de docencia universitaria, es formador como Historiador y estudios de Derecho, ha impartido cursos en la Universidad de Costa Rica (UCR) y la Universidad Nacional (UNA), de Historia de las Instituciones de Costa Rica, Estado y Administración, Desarrollo Económico y Social de Costa Rica, Historia de las Relaciones Laborales de Costa Rica, Historia del Movimiento Obrero y las Luchas Sociales en Costa Rica, siglos XIX y XX, Seminarios sobre Bolívar y Martí. Venezuela y Cuba, Historia del Partido Comunista de Costa Rica, Historia del Movimiento Obrero Centroamericano y Latinoamericano, entre otros.

Ha desempeñado los cargos académicos de Coordinador de la Sección de Historia de Costa Rica, Director  y Coordinador de la Cátedra de Historia de las Instituciones de Costa Rica y Miembro de la Asamblea Colegiada en la UCR, Decano de la Facultad de Ciencias Sociales, Director del Instituto de Estudios del Trabajo y Miembro del Consejo Académico de la UNA, entre otros cargos.

Ha sido distinguido con el Premio Nacional Aquileo J. Echeverría en la rama de Historia, y el Premio Cleto González Víquez de la Academia de Geografía e Historia de Costa Rica.

Ha participado en inmensa cantidad de Seminarios, Foros, Congresos nacionales e internacionales.

Ha sido Fiscal de la Asociación de Autores de Obras Literarias, Artísticas y Científicas de Costa Rica, Jurado de Premios Nacionales, Miembro de Consejos Editoriales de Revistas, Miembro de la Junta Directiva de la Imprenta Nacional, de la Editorial Costa Rica y su Presidente, Miembro de la Junta Directiva del Museo Rafael Angel Calderón Guardia y su Presidente. Es Secretario de la Academia Morista Costarricense.

De joven practicó la natación competitivamente en el país y en el extranjero.

Su vida política empezó en la Juventud Socialista Costarricense y el Frente de Acción Universitaria, órganos juveniles del Partido Vanguardia Popular, luego, en el Partido Socialista Costarricense y el Partido Fuerza Democrática, del cual fue su candidato presidencial en 1998, el 2002 y el 2006.

Ha sido Miembro de la Directiva del Proceso Nacional de Concertación convocado por el Presidente Miguel Ángel Rodríguez Echeverría, de la Comisión de Notables integrada por la Presidenta Laura Chinchilla Miranda y de la Comisión de Reforma de Estado, integrada  por el Presidente Carlos Alvarado Quesada.

Fue Embajador del gobierno del Dr. Oscar Arias Sánchez en la República Bolivariana de Venezuela.

Sus  publicaciones son resultado de sus investigaciones académicas y profesionales, de las entrevistas que se le hacen, de los análisis que realiza en diversos programas que participa y de sus artículos en periódicos, donde ha sido columnista de Al Día y actualmente lo es de La República y del Wall Street International Magazine, en revistas, artículos especializados de su campo profesional, tanto en el país como en el extranjero, así como de conferencias, intervenciones en debates, foros y mesas redondas.

Es autor de los libros “Las Luchas Sociales en Costa Rica”, “Los Mártires de Chicago y el 1 de mayo de 1913”, “Historia General de Costa Rica”, Director y coautor en 5 volúmenes (1 ed. 1989), en 3 volúmenes (2 ed.1997) y en 12 volúmenes (3 ed. 2012), así como los  Volúmenes de la Colección de la Editorial ISOLMA, “Lo mejor de Costa Rica somos los costarricenses”, 2013 (Vol. 1), “Representación democrática y rebelión política”, 2013 (Vol. 2), “¿Quién gobierna en Costa Rica?”, 2013 (Vol. 3), “¡Bienvenido, siglo XXI!”, 2014 (Vol. 4), “Poder político y corrupción”, 2015 (Vol. 5), “Las luchas sociales en Costa Rica 1870 – 1930”, 2014 (Vol. 6), “Tendencias en el movimiento obrero costarricense y otros artículos”, 2014 (Vol. 7), “Los Mártires de Chicago y el Primer Primero de mayo en Costa Rica”, 2014 (Vol. 8), “Elecciones 2014 ¿El Gran Cambio?”, 2015 (Vol. 9). “Elecciones 2016 ¿Retorna el bipartidismo?”, 2016 (Vol. 10), “Semblanzas y Personajes”. (Vol. 11), 2017, “Las luchas sociales en Costa Rica 1870 – 1930 y otros artículos”, 2018 (Vol. 12), “Cartas desde Lejos. Moscú 1965-1966. El socialismo, Ilusión y Esperanza, 2018 (Vol. 13), y “Elecciones 2018. El reto de un gobierno de unidad nacional”, 2020 (Vol. 14 y Vol 15). Es coautor de varios libros.

 Casado con la Dra. Anabelle Picado desde hace 48 años. Tiene cuatro hijos, Yalena, Lautaro, Presbere y Tupac, casados con Karina, Maribel, Laura, que le han dado nueve nietos, André y Elena, Emma, Constanza y Nico, Julián, Luca y Marco, y Sofía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s