Conycit convoca a programadores de web para “El Hackathon regional 2016”

estudiantes

Diseñadores gráficos y desarrolladores con experiencias en aplicaciones web han sido convocados por el Consejo Nicaragüense de Ciencias y Tecnología, Conycit, para participar en el evento “El Hackathon regional 2016” a realizarse del 15 al 17 de noviembre en Managua, para generar aplicaciones y software en base al tema de “El Empleo”.

El Centro de Estudios Especializados en Banda Ancha para el Desarrollo, CEABAD, que promueve el Hackathon, designó a Managua como sede del evento en el que participarán programadores y desarrolladores de países de Centroamérica, Panamá y República Dominicana  quienes demostrarán un alto grado de creatividad en propuestas de soluciones a la problemática del empleo.

El CEABAD, que promueve el uso de la Banda Ancha y sus beneficios como eje de desarrollo socio-económico, premiará a los ganadores con 5 mil dólares al primer lugar, 3 mil dólares el segundo lugar y 2 mil dólares al tercer lugar; a todos los participantes se les entregará certificados de reconocimiento.

Las inscripciones son gratuitas y cierran  el próximo viernes 14 de octubre 2016. Los requisitos para participar es ser ciudadano nicaragüense, mayor de edad, ser desarrollador con experiencia en el desarrollo de aplicaciones web o diseñador gráfico, que estén o quieran incursionar en el mundo de las aplicaciones web; pueden ser estudiantes universitarios que cumplan con cualquiera de los perfiles anteriormente mencionados, inscribirse en equipo de dos o tres integrantes y adjuntar su hoja de vida. Para mayor información visita el sitio web  http://ceabad.com/hackathon/

 

¿Cómo y por qué enseñarles el hábito de la lectura a los niños?

Por MSc Eudilia Molina/Psicóloga/EL AVENTINO

lectura

La familia enseña la adquisición de hábitos sociales en cada uno de sus miembros. La lectura es uno de los hábitos más importantes de enseñar a los hijos en todas las etapas de la vida y se comienza leyéndoles cuentecitos a los 3 años, despertando así el interés, la curiosidad sana y divertida de la niñez y entran en el pensamiento asertivo de leer y escuchar, también aprenden a comunicarse asertivamente en el entorno familiar.

La asertividad, se define como aquella habilidad

personal que nos permite expresar sentimientos, opiniones y pensamientos en el momento oportuno, la forma adecuada de aceptar o negar ideas de otro, sin desconsiderar los derechos de los demás. También ayuda a definir y mejorar la autoestima, las habilidades individuales, aumenta la autonomía personal y la comunicación interpersonal, está directamente ligada e involucrada en la gestión de las emociones y el desarrollo comunicativo (Salmurri, 2004 p.179).

La familia debe fomentar el hábito de la lectura desde la niñez. El entorno familiar es potencialmente el más idóneo para iniciarlos en conductas asertivas como es el gusto por la lectura, ya que aprenden a disfrutar de lo que leen, lo hablan, lo comentan con otros de su entorno y de esa manera desarrollan el pensamiento y las ideas, aprenden a entrar a un mundo de creatividad y fantasías agradables, desarrollando individualmente habilidades y competencias, al compartir lecturas que le agradaron y se siente alimentado en sus sentimientos y autoestima y libertad de pensamiento.

Enseñar el hábito de la lectura en la familia, es una herramienta asertiva, sobre todo cuando los padres son muy ocupados y dejan mucho tiempo libre o solos a sus hijos, ellos aprenderán a deleitarse con la lectura. También los padres deben saber utilizar este hábito de lectura con los hijos y dedicar aunque sea un poco de tiempo cada día, para intercambiar contenidos del libro y ofrecer puntos de vista y opiniones que alimenten el interés y desarrollen la imaginación de los hijos, esto se puede hacer en todas las edades.

Un buen libro, una buena lectura dejará en usted y sus hijos un sabor agradable y una trasformación asertiva en los hábitos, pensamientos y emociones que alimentan el alma y trasformará su personalidad.

La realidad cotidiana de los hogares origina en los padres cansancio por estrés de trabajo, siendo el causante de la desmotivación de las relaciones interpersonales entre los padres y los hijos.  Es ahí donde un libro abrirá la puerta de la motivación y de la comunicación dando espacio al intercambio de conversaciones en la familia y surgirán nuevos conocimientos.

El hogar es un lugar propicio y generador de hábitos que permiten el desarrollo asertivo y progresivo en la persona, produciendo placer por leer y genera momentos agradables y divertidos, a la hora de intercambiar sus experiencias, haciendo bromas, discutir sanamente en un ambiente agradable y amigable.

La familia que educa en valores creará un lugar favorable y un entorno que formará en valores un desarrollo integral de la persona, un futuro profesional consciente basado en el respeto y aceptación de la libertad de gestión y pensamiento de su entorno del tiempo y de su espacio, por ende de los demás.

La familia enseña los valores y principios que te acompañan toda la vida

Por Eudilia Molina/Psicóloga/ El Aventino

familia

La educación en la familia es una práctica sistemática, donde cada uno de sus miembros aprende en el mismo contexto del núcleo familiar. Desde que se une un hombre y una mujer en el acto sexual, por amor o sin amor, se puede presentar biológicamente un nuevo ser, único e irrepetible formado por dos células germinales, es decir, un es pérmico y un óvulo, que en su origen tienen autonomía e  independencia para formar una nueva familia, si el acto sexual  es mecanicista e irresponsable traerán embarazos no deseados o niños sin hogar, en la calle, en los semáforos, en riesgos de ser absorbido por la criminalidad.

Las relaciones de alianza conyugal, filiación o consanguinidad forman un conjunto de relaciones inseparables que ontológicamente es la base de la primera comunidad social de pertenencia de todo ser humano. Antropológicamente es el eslabón de firmeza en la sociedad; si no existe una familia, un nudo que apriete y defienda la dignidad de un individuo no se puede hablar de libertad ni de solidaridad, cuando no hay quien te cuide.

En Nicaragua y el mundo se atenta contra las personas de diversas formas, contra los derechos humanos, delincuencias, maltratos, en sus múltiples formas, violaciones, incestos, abortos cuando nadie responde a esos embarazos, también en la forma inhumanas que algunos seres humanos viven. La sexualidad, la falta de educación, la irresponsabilidad del hombre y la mujer, que traen niños al mundo sin estarlos esperando, son derechos humanos violentados, son un atentado contra los valores naturales y psicosociales del ser humano, violentando así, al primer grupo social, la familia.

¿Quién responde por los nuevos seres humanos que nacen o tienen origen de vida  por un acto de irresponsabilidad? ¿Quién responde por los niños que no tienen familia? Tenemos que darnos cuenta que la escuela no educa, ni la universidad educa, solamente forma y prepara para el trabajo, para que trabajes bien, para que seas un profesional competitivo. Es la familia la que educa en valores, en principios, que cimientan el proceso de humanización y requieren de las vivencias de las relaciones que tiene un núcleo familiar.

La humanización y la cultura se logran en el contexto de las relaciones familiares, desde la sociología y la psicología, existiendo evidencias empíricas que muestran la importancia de los vínculos constitutivos de la familia para que cada persona, tenga una vida mejor. La educación en la familia forma el proceso de humanización. Los hijos reafirman la noción de autoridad a partir de las jerarquías que psicológicamente se establecen de forma natural, entre padres e hijos y esto conlleva las nociones básicas de los límites y la obediencia.

Recordemos:

  • La familia es una relación humana dinámica y abierta.
  • La familia cultiva una conciencia creativa y crítica en los hijos.
  • La educación en la familia es un proceso de toda la vida.
  • La educación en la familia influye en lo interno y en lo externo del ser humano, es un proceso activo.

Para finalizar quiero preguntar:

Cómo está tu familia?, tu papá, tu mamá, tus hermanos o tu familia puede ser solamente tu abuelita, o quizás solamente tienes mamá,  si no conoces a tu padre, o es la persona que te cuidó y enseñó los primeros reflejos de vida. Lo demás te lo haces vos, siendo totalmente diferente a tu origen.

Cuando crezcas forma  tu propio ideal de familia.

Identidad y patriotismo

Por MSc Eudilia Molina C./Psicóloga/El Aventino

CCC CPerez (2)_DCE

Estimados lectores: Estamos iniciando el mes de la Patria, es oportuno hablar de este tema y que los estudiantes universitarios se tomen un poco de tiempo, y revisen la conciencia social si en algún momento de su vida alguien les habló del AMOR A LA PATRIA, si no la conoces, no la amas, si hablas mal de ella,  no la amas, si te avergüenzas de ella, de tu origen,  no es amarla;  si no te educas en el fortalecimiento del bien común, no la amas.

La Patria es nuestro suelo, nuestra tierra, nuestros paisajes, nuestros recuerdos de la historia, nuestros próceres, nuestros héroes y mártires, nuestras tradiciones, nuestra música, nuestra cultura y respetando cada uno de estos elementos, demostramos amor y principios patrióticos.

El amor a la patria se ha perdido, a través de nuestras actitudes, por ejemplo el alto índices de divorcios, abortos, delincuencias, perversidad, corrupción, y maldad en nuestro país, injusticias, falta de valores, deshonestidad. Esto nos demuestra que también hemos perdido el amor a la vida, el amor a la familia, el amor al prójimo, el amor a nosotros mismos, el amor a lo que hacemos, el amor a nuestros hijos, el amor a nuestros centros de estudios.

El amor es una actitud que nace del corazón y proviene de la formación del valor de identidad del individuo, aprendamos a amarnos a nosotros mismos, a amar a nuestra patria. Organismos como la UNESCO, han planteado que los fines de la educación se estructuran en función de cuatro aprendizajes fundamentales. Aprender a conocer, es decir adquirir instrumentos de comprensión; aprender a hacer, para poder influir sobre el propio entorno; aprender a vivir juntos, para participar y cooperar con los demás en todas las actividades humanas y por último, aprender a ser, como un proceso fundamental que recoge elementos de los tres anteriores.

Es el aprender a Ser donde los estudiantes universitarios, tienen la responsabilidad directamente de nutrir el corazón del individuo, ya que cada uno de ustedes son valiosos en este mundo, aprendiendo a hacer las cosas por amor y no por dinero.

Para que se cultive el amor a la patria en una persona, primero se le tiene que enseñar a amar y antes de enseñarle a amar, se tiene que trabajar con el corazón, porque es el que produce el deseo de amar o de odiar. Abraham Maslow en su teoría sobre las necesidades humanas, manifiesta que el resorte interior de una persona está constituido por una serie de necesidades de orden jerárquico que va desde lo material hasta lo espiritual. Los modelos anteriores y los modelos actuales siempre han trabajado para preparar al estudiante para que se integre a lo productivo, dotándolo de herramientas intelectuales y técnicas; pero no ha podido llegar al corazón de estos a través de lo humano de los sentimientos y del amor natural por lo que aprende, hace y transforma.

Los deberes con la patria:

La generosidad hacia lo que tenemos y los demás, es parte de nuestro ser, ejemplo, la madre tierra.

La justicia Legal, la debemos considerar como un bien común para todos y que es nuestro deber fomentar.

Ser caritativo y amarnos uno a otro, porque estamos unidos por vínculos sanguíneos, familias y nacimientos.

Ser agradecidos, con nuestra patria porque ella nos ha proporcionado todo, lo que necesitamos, debemos hacer perdurar estos valores a través de nuestras actitudes diarias.

El verdadero Patriotismo es amar tu patria, es amar tus principios. Es aprender a hacer, para enseñar a SER.

Recuerda que cada nicaragüense, es un reflejo de su PATRIA.

La actitud, la identidad y el “yo soy” del estudiante de educación superior

Por MSc Eudilia Molina/Psicóloga//*

Las actitudes tienen orígenes en el pensamiento y en los sentimientos, esto hace que se interpreten las situaciones de una manera positiva o negativa.

La percepción de la realidad y las expectativas vienen determinadas por lo que se piensa y se siente.  Esta interpretación es la que determina la “actitud” y por consiguiente el comportamiento es nuestra forma de actuar voluntaria e involuntaria y el resultado es la conducta.  Toda conducta está motivada por algo, esta obedece a una causa ante una situación dada, es decir que todo este conjunto de situaciones que experimenta la persona forma tu identidad que está vinculada a la conciencia que una persona tiene de sí misma.

El problema de la identidad se puede presentar en la visión que usted tiene de sus propias características y también cómo lo miran los demás, cómo lo escuchan cuando habla, cuando camina, si le gusta ser el chistoso o el payaso del salón de clases; por ejemplo la identidad sexual no es más que la visión propia que tiene de su sexualidad y esto es determinante a la hora de relacionarse con tus compañeros de clases, familia, trabajo, fiesta, etc.

También es determinante tu identidad como estudiante dentro del salón de clases y de acuerdo a tus actitudes, comportamientos y conductas te valoran, te estiman, te respetan o te irrespetan, es decir la noción vincula la dimensión del ser humano, con el aspecto cultural y la libertad de elección.

La identidad puede generar controversia porque esta se forma en el medio ambiente social, se moldea de acuerdo a tu visión cultural, se enriquece de acuerdo a tu propio paradigma, por ejemplo las personas que temen conocerse a sí mismo también tienen temor a preguntarse “quién soy”, entonces ahí se enmascara su identidad y tienden a refugiarse en una falsa seguridad y se agrupan en falsos grupos sociales con tendencia a discriminarse o sentirse diferente al tener el sentimiento de que se les burla o no ser aceptados como personas normales con conductas y comportamientos diferentes.

Erick Erikson, psicoanalista estadounidense de origen alemán, manifiesta que el “yo social” de las personas es vitalicio y se da durante toda la vida y en diferentes etapas y que cada etapa tiene sus crisis y que esas crisis de identidad significativas son las que dan el equilibrio que necesita la persona en el “yo social” y considera que estas crisis son negativas y positivas en nuestras vidas.

El estudiante debe darse cuenta que la universidad es la oportunidad para crecer y desarrollar conocimiento, y el “yo soy” no es lo último que deben lograr.

Quiero concluir con una anécdota que nos contó nuestro maestro, el doctor ingeniero Mario Caldera. A él lo invitaron a una promoción de sus alumnos y uno de ellos se le acercó y le dijo con gran entusiasmo: Profe ya terminé (haciendo énfasis como decir soy libre) el maestro lo queda viendo y le dice: “muchacho apenas vas a comenzar, te falta lo más duro, lo más difícil:  demostrar que aprendiste y como te vas a realizar”.  Así es la identidad, demostrarte que has logrado por ti mismo levantar la frente y decir “Yo soy”.

*Especialista en trastornos del aprendizaje, problemas emocionales e hipnosis clínica.

Si usted desea algún tema en especial que se aborde en este espacio, por favor solicítelo con un comentario a este artículo.